Cuando un ser querido deja la vida física, la mayoría de personas, espiritualistas o no, se plantean si realmente habrá llegado el fin; si esa vida y ese ser, con sus emociones, recuerdos y amores ha desaparecido en la nada. Frente al silencio del féretro siempre hay tiempo para la reflexión e íntimamente todos creemos que sí, que hay vida después de la muerte. Sin embargo para la generalidad es una creencia difusa que no tiene ni sustento ni prueba racional, y es precisamente esa duda la que desgarra los corazones de quien ve marchar a sus seres queridos.

Un libro que se renueva a cada lectura

El libro de los médiums fue publicado por Allan Kardec en París el 15 de enero de 1861. Aunque dicha obra ya está celebrando su sesquicentenario, cada vez que uno la lee tiene la impresión de que está ante un nuevo libro.

Cuéntenos cómo descubrió que era médium y en qué momento ocurrió eso.

Cuando cumplí cuatro años y medio, me encontraba en la sala de la entrada de nuestra casa (en la ciudad de Feira de Santana-Bahía-Brasil), cuando vi entrar a una señora que me pidió que llamara a mi madre. Yo así lo hice. Pero, cuando mi mamá llegó -pues estaba en la cocina- no vio a nadie y me llamó la atención. En ese momento, cuando mi madre había vuelto a sus tareas, la señora me dijo: - Yo soy tu abuela, María Senhorinha. Llama a Ana otra vez.

Son médiums las personas aptas para percibir la influencia de los Espíritus y transmitir sus pensamientos, sensaciones y sentimientos. Esa percepción puede variar desde la simple sensación de una presencia hasta la videncia objetiva de un ser espiritual y es muy difícil que haya personas que no hayan pasado o que no conozca a alguien que haya vivido algún tipo de experiencia en ese campo.

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.