Un libro que se renueva a cada lectura

El libro de los médiums fue publicado por Allan Kardec en París el 15 de enero de 1861. Aunque dicha obra ya está celebrando su sesquicentenario, cada vez que uno la lee tiene la impresión de que está ante un nuevo libro.

Su contenido es tan profundo que, a cada lectura, revela un matiz diferente. Cuanto más uno se dedica al estudio de El libro de los médiums, más lo descubre y más lo admira.

Así, en realidad, desde hace 150 años El libro de los médiums se renueva ante el lector, ofreciéndole respuestas razonadas a todo aquel que vislumbra un horizonte más allá del materialismo y busca visualizarlo sin el velo de la fe ciega.

Tratado de Espiritismo experimental

Espiritismo y Doctrina Espírita son neologismos creados por Allan Kardec en la Introducción de El libro de los Espíritus, primer libro espírita del mundo, publicado en París el 18 de abril de 1857. Desafortunadamente, esos términos han sido tergiversados a lo largo de los años, ya sea por ignorancia, ya sea por mala fe.

El Espiritismo o Doctrina Espírita es, en verdad, una ciencia de observación y una doctrina filosófica. Como ciencia práctica consiste en las relaciones que se pueden establecer con los Espíritus. Como filosofía, comprende las consecuencias morales que emanan de tales relaciones.

En su aspecto científico específicamente, el Espiritismo es una ciencia positiva. No es una concepción individual, una teoría, una hipótesis, tampoco una creencia supersticiosa. Resulta de la observación y del análisis de hechos positivos: las manifestaciones de los Espíritus, fenómeno presente en todas las épocas de la humanidad. Demuestra que ese fenómeno se produce por una ley de la Naturaleza y, por lo tanto, nada tiene de sobrenatural.

El libro de los médiums es un tratado de Espiritismo experimental. Contiene enseñanzas específicas sobre las manifestaciones de los Espíritus, los medios de comunicarse con el mundo invisible, el desarrollo de la mediumnidad y las dificultades que se pueden encontrar en la práctica del Espiritismo.

Estructura de la obra

En la introducción de El libro de los médiums, Allan Kardec presenta la obra, sus peculiaridades con relación a El libro de los Espíritus, del cual es una continuación, explica su objetivo y su necesidad para la adecuada práctica mediúmnica.

La primera parte de El libro de los médiums, que comprende cuatro capítulos, demuestra la comunicabilidad de los Espíritus, desmitifica los fenómenos espíritas, presenta directrices para el estudio, la práctica y la divulgación del Espiritismo, así como analiza varias interpretaciones sobre las manifestaciones de los Espíritus.

En los treinta y dos capítulos de la segunda parte de El libro de los médiums, se estudian, entre otros temas, los fenómenos espíritas y su teoría, los médiums y sus variedades, la práctica mediúmnica y sus escollos, el análisis de los mensajes de los Espíritus, la organización y la dirección de las reuniones mediúmnicas.

Necesidad de estudiar el Espiritismo antes de practicar la mediumnidad

Allan Kardec empieza El libro de los médiums resaltando que las dificultades y decepciones que se encuentran en la práctica mediúmnica tienen su origen en la ignorancia de los principios del Espiritismo. Por lo tanto, antes de practicar la mediumnidad, es necesario un estudio serio y completo de la Doctrina Espírita.

El libro de los médiums tiene como objetivo guiar a todos aquellos que lidian con las manifestaciones de los Espíritus, sean médiums o no, señalándoles los escollos en la práctica mediúmnica. En cuanto a los médiums particularmente, indica los medios de desarrollar la facultad mediúmnica, tanto como lo permitan las disposiciones de cada uno, a fin de dirigir el empleo de la mediumnidad de manera útil.

Formación de los médiums

El libro de los médiums explica que la mediumnidad es una facultad neutra que depende de predisposiciones orgánicas. Lo que califica la mediumnidad es el uso que se le da.

A fin de que se haga buen uso de la facultad mediúmnica, la formación de los médiums no comprende un simple entrenamiento práctico. La práctica mediúmnica debe ser consecuencia del estudio serio del Espiritismo y necesita estar siempre acompañada de esfuerzos perseverantes del médium para su renovación moral.

El nivel de progreso moral del médium ejerce gran influencia sobre la calidad de las comunicaciones recibidas por su intermedio. Los Espíritus buscan comunicarse por médiums con quienes tienen afinidad. Así, las virtudes atraen a los buenos Espíritus, mientras las imperfecciones morales, especialmente el orgullo, son puertas abiertas para los Espíritus inferiores. El mal uso puede llegar a provocar la suspensión de la facultad mediúmnica.

Escollos en la práctica mediúmnica

Entre los escollos en la práctica mediúmnica, El libro de los médiums resalta la obsesión, es decir, el imperio que algunos Espíritus pueden ejercer sobre ciertas personas. Mediante un análisis esclarecedor, la obra presenta las características, las variedades y las causas de la obsesión, así como los medios de combatirla.

El libro de los médiums contiene enseñanzas indispensables también sobre las mistificaciones provocadas por Espíritus, el charlatanismo y el fraude. Explica, desde el punto de vista tanto moral como científico, por qué se debe ejercer la mediumnidad gratuitamente, sin ningún interés personal.

Una obra imperecedera

Facultad inherente al ser humano, en mayor o en menor grado, la mediumnidad tiene como finalidad conducir a la humanidad hacia su progreso moral e intelectual. Es necesario, pues, estudiar seriamente la mediumnidad y practicarla según su noble finalidad. La guía segura para ello es, indudablemente, el Espiritismo y, específicamente, El libro de los médiums.

Existen varias obras espíritas excelentes sobre mediumnidad, pero ninguna sustituye El libro de los médiums, el más grandioso y completo estudio sobre el asunto. Debido tanto a la alta relevancia del tema que trata como a la amplitud y profundidad de su contenido, El libro de los médiums es una obra imperecedera.

A pesar de que es una obra que permanecerá para la eternidad, no esperemos para estudiarla y poner en práctica sus enseñanzas.

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.