“La índole de la comunicación está siempre relacionada con el progreso del Espíritu y tiene el sello de su elevación o inferioridad, de su sabiduría o ignorancia. Los espíritus tienen preferencias para ocuparse de determinada situación con relación a otra. Entre los que ofrecen manifestaciones inteligentes existen poetas, músicos, dibujantes, moralistas, científicos, médicos y demás.”

Allan Kardec L.M.

Junto a la aptitud específica del Espíritu está asimismo la del médium, el cual es el instrumento que ofrece mayor comodidad y flexibilidad para comunicarse, y en quien el Espíritu descubre cualidades particulares.

Dejando de lado la aptitud, los Espíritus dan preferencia a uno u otro intermediario para comunicarse con arreglo a sus simpatías personales. Así, ante una igualdad de condiciones, un mismo Espíritu se mostrará mucho más explícito cuando se comunique a través de ciertos médiums, sólo porque éstos le resultan más adecuados.

Un buen médium por el hecho de estar dotado de excelente facilidad para la escritura mediúmnica, no podrá brindar comunicaciones de todo género. Es necesario asegurarse la fuente de la cual provienen los mensajes, refiriéndose a la cualidad del Espíritu que lo transmite.

Igualmente es necesario analizar las cualidades del instrumento mediúmnico, de la misma manera como se estudia las del Espíritu comunicante. Son estos los dos elementos esenciales para obtener resultados satisfactorios.

Para que una comunicación sea buena, debe partir de un Espíritu igualmente bueno. Para que este buen Espíritu Pueda transmitirla, necesita un buen instrumento idóneo. Y para que Quiera transmitirla es necesario que el objetivo buscado le satisfaga.

Las principales clases de Mediumnidad y variedades de médiums con arreglo a las semejanzas de causas y efectos no son absolutas. Muchas se dan en la práctica y otras son muy raras y excepcionales. Los Espíritus de Erasto y Sócrates aportaron los comentarios textuales al cuadro de clasificación presentado por el maestro Allan Kardec, de manera que es una clasificación completamente de Entidades superiores.

La Mediumnidad de efectos intelectuales es propia de los médiums que son más aptos para recibir y transmitir comunicaciones inteligentes.

En la Mediumnidad de efectos intelectuales vamos a encontrar una variedad enorme de médiums. Los siguientes son los tipos predominantes en la actualidad:

Médiums auditivos: escuchan la voz de los Espíritus. Se trata de una voz interior que se percibe en el fuero íntimo. Otras veces es una voz externa, clara y distinta, como la de una persona encarnada. Los médiums auditivos pueden establecer conversaciones con los Espíritus, o servir de intérprete a otras personas que no posean la Mediumnidad auditiva.

Esta facultad brinda satisfacciones al médium que escucha únicamente a los buenos Espíritus. Si es un Espíritu inferior lo obligará a escuchar a cada momento las cosas más desagradables.

Médiums parlantes o psicofónicos: hablan bajo el influjo de los Espíritus. En ellos los espíritus desencarnados actúan sobre los órganos de fonación. La entidad que desea comunicarse se sirve de los órganos del médium que encuentra más predispuesto: en uno es la mano, en otro las cuerdas vocales y en un tercero el oído. El médium parlante por lo general se expresa sin tener conciencia de lo que dice, a veces expresa ideas ajenas a las habituales de sus conocimientos. La voz del médium es un instrumento del que se vale el Espíritu para dialogar con otra(s) persona(s).

El papel del médium parlante no siempre es tan pasivo. Hay quienes poseen la intuición de lo que van a decir en el instante mismo de pronunciar las palabras.

Médiums videntes: se encuentran dotados de la facultad de ver a los Espíritus, ven a los Espíritus en estado de vigilia, conservando el recuerdo exacto de lo que han visto. Otros la poseen cuando están en estado de trance o cercanos al sonambulismo. Se pueden incluir aquí a todos aquellos dotados de “doble vista”. El médium vidente cree ver con los ojos como los que poseen doble vista, pero en realidad es su alma la que ve, de allí que pueden ver con los ojos cerrados o abiertos. Algunos espíritus que en su última encarnación habían sido ciegos, han expresado que mientras vivían en la Tierra tenían la percepción anímica de determinados objetos y no se hallaban sumergidos en la negra oscuridad.

La facultad de la videncia consiste en la posibilidad de ver a los espíritus aun cuando nos sean completamente desconocidos. Hay médiums videntes cuya facultad es muy amplia y ven toda la multitud de espíritus que pululan en el ambiente, ocupados en sus actividades.

Médiums inspirados: reciben pensamientos sugeridos por los Espíritus (generalmente son oradores); casi siempre sin saberlo el médium mismo, ya sea para las acciones de la vida diaria, o bien para las tareas intelectuales importantes. Es una variedad de la Mediumnidad intuitiva. La inspiración nos viene de los espíritus que influyen sobre nosotros, en el bien o en el mal, pero se debe principalmente a los que desean nuestro bien. La inspiración es aplicable a todas las circunstancias de la vida en las resoluciones que hemos de tomar.

A este respecto puede afirmarse que todos los seres humanos son médiums. Es posible incluir asimismo dentro de esa categoría a las personas que, sin estar dotadas de una excepcional inteligencia, tienen relámpagos de lucidez intelectual que les otorga una elocuencia no acostumbrada lo mismo que el presentimiento de hechos futuros. Son los denominados momentos de inspiración.

Médiums de presentimientos o de presciencia: el presentimiento es una vaga intuición de los acontecimientos futuros. Esta facultad puede estar desarrollada en mayor o menor grado. Puede deberla a una especie de la doble vista que les permite vislumbrar las consecuencias de los hechos del presente y el encadenamiento de los sucesos. Puede ser también el resultado de comunicaciones ocultas y en este caso los dotados de esa facultad deben recibir el nombre de médiums de presentimientos (variedad de los inspirados)

Médiums proféticos: variedad de los médiums inspirados o de presentimiento. Reciben, con el permiso de Dios, con más precisión que los médiums de presentimiento, la revelación de futuras cosas de interés general, y se les da la tarea de darlas a conocer a los hombres para instrucción de éstos.

Médiums sonámbulos: los que liberados del cuerpo físico, transmiten orientaciones de los Espíritus, son pasivos y lo que dicen no proviene de ellos, exteriorizando el pensamiento de otro ser. Muchos sonámbulos ven perfectamente a los espíritus y los describen con la misma precisión de los médiums videntes.

Médiums pintores o dibujantes: los que logran resultados serios en pinturas y dibujos bajo la influencia de los espíritus, descartando la presencia de burlones, imitadores y frívolos.

Médiums músicos: los que componen, escriben y/o ejecutan música bajo la influencia de Espíritus. Los médiums músicos pueden ser: mecánicos, semi-mecánicos, intuitivos e inspirados, tal como sucede con los literatos.

Médiums psicógrafos: la escritura manual es la comunicación más sencilla, cómoda y sobre todo la más completa. Debido a la facilidad que tienen los espíritus de expresarse por este medio, podemos conocer mejor sus pensamientos y así analizarlos, juzgarlos y apreciar su valor. Para el médium ésta es la facultad más fácil de desarrollar con el ejercicio.

Médiums psicógrafos mecánicos: cuando el espíritu es imperfecto, la mano del médium que toma el lápiz no puede controlar la fuerza del espíritu y a menudo arroja el lápiz con fuerza. Si la entidad es Superior, se muestra en calma, digno y benévolo y prudente. Ellos pueden expresar de manera directa su pensamiento imprimiéndole a la mano un impulso independiente de la voluntad del médium. Médiums psicógrafos intuitivos: la transmisión del pensamiento se opera por medio del alma del médium. En esa circunstancia el espíritu no actúa sobre la mano del médium, ni la sostiene ni la guía. Actúa sobre su alma, con la cual se identifica. Entonces el alma del médium es la que impulsa y dirige su mano y a su vez al lápiz. Aquí vemos que el papel del alma del médium no es del todo pasivo.

Médiums psicógrafos semi-mecánicos: participa de las características de las dos modalidades anteriores, a saber: tiene conciencia de lo que escribe y siente el impulso que su mano recibe. En este caso el pensamiento y la escritura se dan simultáneamente. Estos son los médiums que más abundan.

Finalmente, no podemos dejar de registrar aquí dos importantes consideraciones de Kardec: La primera de ellas es que la división en efectos físicos e intelectuales, no es absoluta, debido a que, al analizar los diferentes fenómenos producidos a través de la influencia mediúmnica, veremos que en todos hay un efecto físico y un efecto inteligente. Muchas veces, es difícil determinar el límite entre los dos, pero eso no tiene ninguna consecuencia.

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.