Los denominados fenómenos de efectos físicos siempre han existido desde los tiempos más remotos de la historia del hombre. En casi todas las civilizaciones de la antigüedad se registraron relatos, leyendas y tradiciones alusivos a las manifestaciones de los espíritus mediante efectos materiales y objetivos, tales como ruidos, golpes, movimientos y traslación de objetos, levitación de objetos y personas, mesas giratorias y parlantes, materializaciones y muchos otros semejantes. Estos fenómenos o manifestaciones se caracterizan por la no intervención de un agente físico visible o conocido, ya sea de origen humano o instrumental, siendo atribuidos, por lo tanto, a fuerzas invisibles, ocultas o desconocidas como fantasmas, duendes, dioses, demonios, espíritus, poderes psíquicos, energías, etc., según la religión, doctrina o ideología imperante en el medio o la época en que se produjeron.

“La índole de la comunicación está siempre relacionada con el progreso del Espíritu y tiene el sello de su elevación o inferioridad, de su sabiduría o ignorancia. Los espíritus tienen preferencias para ocuparse de determinada situación con relación a otra. Entre los que ofrecen manifestaciones inteligentes existen poetas, músicos, dibujantes, moralistas, científicos, médicos y demás.”

Ernst Senkowski, catedrático de física de Mainz, Alemania, es el creador del término transcomunicación instrumental, que por definición es la técnica electrónica de comunicación con los espíritus.

Antes de contestar a la pregunta planteada en el título, me gustaría analizar sucintamente la figura de Jesús. Para ello me pregunto: ¿Qué es Jesús?

Espiritismo en la literatura

“En el medio donde vivo se tiene la intuición de todo y las varias lenguas que han hablado las razas humanas, antes y después de la dispersión de Babel, nos son familiares. Las palabras son la sombra de la idea y nosotros poseemos la idea misma en su estado esencial”

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.