El pasado XVIII Congreso Espírita Nacional, celebra- do en Calpe (Alicante) los días 6, 7 y 8 de diciembre del pasado año 2011, nos dio la oportunidad de compartir este encuentro con esta gran trabajadora, a la que hemos solicitado una serie de opiniones que relatamos seguidamente:

¿Cómo llegó a usted la Doctrina Espiritista?

A través de mis padres, pues en casa se hacía el “Evangelio en el Hogar” todos los miércoles. Y también, porque mis padres y yo frecuentábamos asiduamente las reuniones públicas del “Centro Espírita Camino de la Redención” en la Mansión del Camino - obras fundadas por Divaldo Pereira Franco, en Salvador, Bahía (Brasil). Somos oriundos de la misma ciudad.

¿Qué significación tiene para usted y cómo ha influenciado en su manera de vivir?

Desde muy joven el mensaje espírita tocó mi vida de forma muy intuida, pues yo podía recordar trechos y frases del Evangelio Según el Espiritismo, a medida que lo estudiábamos, sin que nunca lo hubiese leído anteriormente. Eso me sorprendía y a la vez me felicitaba enormemente, pues lo sentía como algo muy familiar. De niña, soñaba mucho con personas fallecidas, que se me aparecían en sueños y me pedían que informara a sus familiares que estaban bien. Posteriormente, ya los percibía mediúmnicamente en estado de vigilia, lo que se fue tornando algo cotidiano e integrado en mi ser. Lo recibí en forma de educación moral, como el mayor TESORO repartido en vida, por mis padres, y pasó a formar cada acto de mi existencia en todos los momentos, siendo para mí tan natural como el respirar.

¿Cuál ha sido la reacción de sus compañeros médicos al verificar que dedica usted una parte importante de su vida a divulgar la Doctrina de los Espíritus?

A través del matrimonio con un colega panameño que fue a estudiar Medicina a Salvador, Bahía (Brasil), me trasladé a Panamá, en 1973, donde me radiqué, nacionalicé y vivo, desde entonces. Mis compañeros médicos panameños me conocen como espírita, en la acepción cristiano- reencarnacionista. Sin embargo, por lo que perciben de mi ética moral, me demuestran consideración y respeto. Algunos de ellos, incluso, han asistido a nuestros eventos espíritas locales. Otros, han colaborado en nuestras acciones sociales.

¿Influye el Espiritismo en la salud? ¿Usted ha verificado sobre sus pacientes este beneficio?

Definitivamente que SI.Todo lo que está en la esencia del Espiritismo es fundamental para la salud y para el equilibrio de las personas. La sinceridad de esos esfuerzos trae el retorno en forma de reciprocidad, pues los pacientes tornándose dóciles a los estímulos que reciben van aprendiendo a conquistar su propia salud. Eso lo verifico cada día de mi praxis de médico-integral y como ciudadana del mundo, dentro y fuera de mi consultorio.

¿Nos puede recordar algún caso concreto?

Tuve una paciente ciega (R.C.) que tenía múltiples problemas de salud, pero a pesar de ello, se la pudo ayu- dar a trabajarse interiormente manteniendo el entusiasmo por la vida y el optimismo. Encontrándome de vacaciones, en uno de mis viajes al exterior, fui abordada a la puerta de mi casa por un hijo suyo, que al saberme de vacaciones, descubrió mi dirección y muy afligido, vino a buscarme para pedir ayuda, porque su mamá se encontraba muy grave en una Unidad de Cuidados Intensivos, profunda- mente deprimida, sin querer colaborar con los médicos, queriendo morirse y él vino a solicitarme el favor de ir a visitarla para ver si la podía ayudar, por el gran cariño que nos unía. No pude ir al Hospital porque perdería el avión, pero oré y le escribí una nota, con mucho amor, escribiéndole palabras de ánimo y fe. Se la entregué a su hijo, que la llevó consigo muy lleno de esperanzas, marchándose inmediatamente a la UCI del Hospital. La encontró pos- trada… Tratando de animarla, le dijo que me había encontrado, explicándole en qué circunstancia y que yo le había enviado una nota, preguntándole también si ella deseaba escucharla. Ella movió la cabeza afirmativamente. Él la leyó con mucho sentimiento. Al terminar de leerla, ella lloró y le extendió la mano derecha pidiéndosela. Él se la entregó en su mano. Ella la sostuvo, la besó y la puso encima de su corazón y la tuvo todo el tiempo consigo, y a partir de ese momento empezó a luchar y logró salir de la UCI. Cuando volví de viaje, supe que ella se había salvado y se encontraba fuera de peligro. ¡Qué gran alegría!... Tan pronto como ella se recuperó, le pidió al hijo que la llevase a escoger un obsequio para mí, pues deseaba regalarme una rosa de cerámica, escogida por sus propias manos. ¡Fue un bello reencuentro cuando nos volvimos a ver en la consulta! Ella me entregó su regalo (que lo guardo hasta hoy…) con mucho cariño y su más sincero agradecimiento.

¿Cuándo, cómo y quién la impulsó a convertirse en una de las principales oradoras y expositoras espíritas?

Sinceramente, creo que debe haber sido Jesús. Me considero tan sólo una alumna muy deslumbrada por su Maestro y sus enseñanzas. Por eso me someto, con resignación, al programa de pruebas por las cuales debo pasar y me voy trabajando.Y, poco a poco, veo que Él va complicando el guión. Las primeras luces embrionarias de preparación para esa tarea empezaron en Salvador (Brasil) desde 1960; luego, en Panamá, 1973, con el inicio de los grandes desafíos y pruebas de reclutamiento; luego, mi querida Colombia, a partir de Bucaramanga, 1983 (I Congreso Espírita Colombiano) sin haber faltado nunca a ninguno, colaborando con muchas otras actividades espíritas de ese país; seguidamente, en 1999, integrando la comisión fundadora de la AME-Internacional. Y desde entonces, hasta los días de hoy, por 20 países del mundo en muchísimos eventos espíritas (Congresos, Seminarios, Jornadas, Simposios, Encuentros, Cine-Debates, Programas y Entrevistas de Radio y Televisión, etc…)

Su familia ¿cómo se adapta a sus frecuentes viajes con motivo de sus conferencias dentro y fuera de su país?

R: El esfuerzo y la disciplina que empleamos en nuestra autoeducación va generando manifiestos estímulos a la bondad de nuestros familiares que se desdoblan en gestos de comprensión, solidaridad y algunas ve- ces, hasta la adhesión a nuestras ideas, siempre y cuando sepamos equilibrar las búsquedas de crecimiento espiritual y de servicio de amor al prójimo sin descuidar las principales responsabilidades de asistencia a la familia.

¿Recuerda la primera vez que llegó a España para colaborar en algún encuentro? ¿Cuándo fue y qué experiencia se llevó del Movimiento Espírita Español?

Eso ocurrió en Barcelona, en noviembre de 2003. Formé parte del grupo de cinco médicos que junto con los Doctores Marlene Nobre, Sérgio Felipe de Olivei- ra, Décio Iandoli y Katia Marabuco, participamos de la primera gira de divulgación doctrinaria médicoespírita de la AME-Internacional por Europa (España, Italia, Alemania, Suiza y Francia). Salvador Martín, al frente de la Federación Espírita Española, nos abrió las puertas de España y tuvimos un lindo, histórico y concurrido evento en la ciudad de nuestra amada Amalia Domingo Soler. A partir del mismo, empezamos un estrecho lazo de sincera fraternidad que generó una amistad duradera y entrañable con mis hermanos del Movimiento Espírita Español, lo que me ha permitido retornar en otras oportunidades a la Madre-España, en distintos eventos espíritas, con renovada alegría de servir, aceptación y reciprocidad de sentimientos.

Desde entonces hasta este XVIII Congreso Espírita Nacional, ¿qué diferencias ha encontrado?

Lo que veo es una guía segura y responsable con relación a los objetivos por alcanzar, mediante la entre- ga y la devoción de las directrices de la FEE, a todas las actividades de proyección del ideal espírita en España y para el mundo; creciente compenetración entre los trabajadores de la Doctrina; el surgimiento de nuevos valores autóctonos de la oratoria y en las labores de divulgación doctrinaria nacional, como también unión entre los trabajadores fieles, dedicados a la organización de los eventos en su mínimos detalles. Les deseo una creciente expansión en clima de sincera fraternidad y tolerancia para la consolidación de la Doctrina Espírita en todo el país.

Por último ¿cuál sería el sueño que quisiera realizar antes de marcharse de este mundo?

Algún día, cuando ya no pueda cargar maletas y las fuerzas físicas, mermadas por la acción del tiempo, no me permitan viajar con la frecuencia de los días de juventud, pienso escribir un único libro titulado: Mis ex- periencias de amor. Pasaré al papel mi legado de gratitud a Dios por la presente oportunidad reencarnatoria que me brindó, como aprendiz del amor de Jesús de paso educativo por este lindo planeta Tierra, y les contaré los casos más relevantes de la sinceridad de mis esfuerzos en la vivencia del Bien, del amor incondicional y sus resultados. Sólo el AMOR toca la intimidad de las almas, pues es su sublime alimento, su motivación, su fuerza y la razón de su transformación moral hacia la luz.


María de la Gracia Simões de Ender nacida en Salvador, Bahía (Brasil), es Médico clínico general, casada, y vive desde diciembre del año 1973 en Panamá. Trabaja para el Ministerio de Salud de la capital, dedicándose a la atención de salud integral de sus pacientes, siendo también Coordinadora y Médico Examinador de los Programas de Salud Escolar y de Adolescentes en las Escuelas Públicas Locales y Médico encargado del Departamento de Promoción de Salud Local.

Participa activamente como conferenciante, ora- dora y expositora espírita desde 1973 con participa- ción internacional en Congresos, Seminarios, Jornadas y programas de radio y televisión.

Fundadora, Presidenta y Directora de Estudios Doctrinarios de la obra pionera en Panamá «Fraternidad Espírita, Dios, Amor y Caridad».

Fundadora y Vicepresidenta de la «Asociación Médico-Espírita de Panamá».

Traductora al español del libro Floraciones Evangélicas psicografiado por Divaldo P. Franco, dictado por el Es- píritu Joanna de Angelis

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.