Citar el nombre de José Aniorte nos conecta directamente con la gran labor de este sembrador, que junto con sus amigos, compañeros y miembros del Centro Espírita “La Luz del Camino” de Orihuela, han realizado y realizan divulgando el Espiritismo a través de la distribución totalmente gratuita de los libros que han editado sobre los escritos de Amalia Domingo Soler y que han llegado a muchísimas personas, despertando sus consciencias a la espiritualidad.

1- Sabemos gracias a sus publicaciones que regresó de Brasil impulsado por los Espíritus para divulgar el Espiritismo en España. ¿Cómo surgió  esta decisión?

Cada día me sentía más comprometido y agradecido con Jesús. Quería divulgar la doctrina espírita, que tanto bien me había hecho; deseaba compartir con los demás la paz y la felicidad que yo sentía. Aun así, algo que yo no sabía o no quería definir, me inquietaba. No era un reproche lo que sentía, sino una voz oculta que yo no quería escuchar. Esa voz me decía que mi compromiso era algo más que todo lo que estaba haciendo, que debía emprender un nuevo camino.

En mis oraciones, pedía a los buenos espíritus que me orientaran, para saber qué camino debía seguir. Hoy puedo ver con más claridad, lo que entonces comprendía. En lo más íntimo de mi ser, yo sabía el camino que debía seguir, pero me resistía y esto me producía inquietud y malestar. En esta situación, un cierto día, ya en el año 1970, estaba en San Pablo por motivos de trabajo y, después de una dura jornada esa mañana, llegué al hotel, me senté en el borde de la cama, muy pensativo y algo desorientado. En ese momento, sin darme cuenta, sentí una influencia espiritual que anuló todas mis facultades. Al mismo tiempo, un Espíritu muy querido y respetado por mí, se acercó y sin decirme nada, me extendió su mano. Yo sentí una paz que no puedo ahora describir. Lenta y completamente emocionado, cogí su mano, sintiendo como mi Espíritu se alejaba de mi cuerpo. Y en un desdoblamiento lúcido, pues aún lo recuerdo con claridad, fui conducido a un plano astral, siempre sostenido por aquel buen Espíritu. Miré hacia abajo, muy asustado por todo lo que estaba viendo, eran imágenes horribles. Infinidad de seres gemían, se retorcían en grandes charcos cenagosos y malolientes; lloraban y gritaban pidiendo ayuda para salir de allí. De aquellos charcos emanaba una especie de vapor semejante al azufre, que me dificultaba la respiración; yo me sentí aterrorizado y empecé a llorar. Fue entonces cuando me habló el Espíritu que me acompañaba; con mucha calma y cariño me dijo más o menos estas palabras:

«Hijo mío, es necesario que grabes en tu mente estas desoladoras imágenes, para que puedas comprender la gran importancia que tiene el difundir la luz, donde se vive en las sombras. Nuestros hermanos, infelices, sufren a consecuencia de su ignorancia, por su desmedido deseo y goce en las sensaciones materiales. Todos nosotros somos responsables de nuestra siembra, inevitablemente cogemos lo que hemos sembrado. Tenemos que difundir la luz y el esclarecimiento, para disolver la oscuridad y las sombras. Allí donde veas más oscuridad, deberás realizar tu trabajo».

Cuando pude reaccionar, me vi en la misma posición que estaba antes. Estaba sentado en la cama, pero llorando sin consuelo. Cuando conseguí serenarme, aún con lágrimas en los ojos, pude decir: «Señor Jesús, perdóname porque he estado ciego todo este tiempo».

La emoción que yo sentí en aquel momento, después de aquel desprendimiento consciente, no tengo palabras para describirla. Sólo puedo decir que mi mente quedó con una visión clara sobre el camino que debía seguir. Estaba seguro  haber comprendido el mensaje. Había llegado el momento, debía renunciar a mis deseos materiales y cumplir el compromiso asumido con mi querido Maestro Jesús. Tenía que regresar a España, empezar una nueva vida; una vida de renuncia y de trabajo, al servicio del mundo espiritual.

  • ¿Usted había tenido contacto con la práctica del Espiritismo en Brasil?

No, en Brasil en aquella época, la práctica del Espiritismo estaba enfocada hacia la caridad material, y mi misión no era esa, sino la de alimentar al espíritu, dándole el conocimiento de una vida futura para aceptar el sufrimiento de esta vida como consecuencia de sus faltas cometidas.

  • Llega a España en una época negada para el ¿Cómo actúa para la divulgación?

En España no se podía encontrar un libro espírita, así que para empezar mi trabajo de divulgación tuve que traducir algunos libros al español, y después imprimirlos. Para la primera traducción e impresión, elegí un libro en portugués, dictado por el Espíritu de Pablo de Tarso, pensando que el nombre del apóstol causaría más respeto que el de cualquier otro autor. La tarea no fue nada fácil, la traducción a mano me llevó más de seis meses, terminándola a finales de 1971.

Cuando tuve el libro pasado a máquina, listo para su impresión, lo difícil entonces consistía en encontrar una imprenta que se atreviera a imprimirlo, porque esto suponía un gran riesgo, debido a la situación política que se vivía en España en esos momentos.

Tuve que recurrir a un familiar: él era falangista, así que tenía influencia en el régimen franquista. Asumiendo él toda la responsabilidad, consiguió que una imprenta en Elche (Alicante), imprimiera el libro clandestinamente. En un mes me entregaron el libro, y aquí comenzó mi trabajo divulgativo en España; distribuyendo el libro espírita gratuito por todo el país.

Cada fin de semana, utilizando cualquier medio público, principalmente en autobús, me desplazaba a las ciudades más importantes, transportando la mayor cantidad posible de libros.

Empecé la distribución en Málaga y, durante varios años, aprovechando las vacaciones y fines de semana, recorrí toda España, distribuyendo libros espíritas gratuitamente. Dejaba los libros en los bancos de los paseos, en cabinas telefónicas, en las estaciones de tren o de autobuses; sin importarme el riesgo que esto suponía. Fui sembrando un camino de luz por todo el territorio nacional, divulgando y dando a conocer la existencia del mundo espiritual.

Al mismo tiempo, mi trabajo en la fábrica de confección era más intenso cada día, y mis recursos económicos iban aumentando también, así que me atreví a pedir un préstamo al banco para pagar el libro y, a continuación, me compré un coche, financiado, pues no podía ser de otro modo. Una vez que tenía el coche, mi trabajo se hizo más cómodo pero más intenso, pues podía desplazarme con más facilidad, y llevar más cantidad de libros.

Siguiendo con la divulgación, en el año 1974 pude imprimir otro libro, utilizando el mismo sistema que en el libro anterior para imprimirlo y distribuirlo. Con este segundo libro fue más fácil la distribución, porque ya tenía amistades en varios lugares como Málaga, Barcelona, Madrid, etc., pudiendo depositar algunas cajas de libros en sus casas. Estos amigos cooperaron con buena voluntad, ayudándome a la distribución.

Tras la muerte de Francisco Franco (jefe del Estado español), la forma política de España se convierte en una monarquía parlamentaria. Por este motivo mi trabajo divulgativo se hizo mucho más fácil, pues a partir de ese

momento no tuve que recurrir a la clandestinidad para las siguientes impresiones de libros, y también pude distribuirlos con más libertad.

  • Todos sabemos que Orihuela tiene unas profundas creencias religiosas. Cuando se planteó fundar un “Centro Espírita”, que además fue uno  de los primeros después del paréntesis creado por el franquismo, encontró facilidades para ello, o por el contrario

Nuestro grupo se reunía en Crevillente, a 20 km de Orihuela, pero a causa del embarazo de mi nuera que asistía también a las reuniones, para evitar el desplazamiento, por unanimidad en el grupo se decidió hacer las reuniones en mi casa. Yo preparé y acondicioné una habitación que tenía separada de la vivienda y allí continuamos haciendo nuestras reuniones.

En diciembre de 1993 se celebró en Montilla (Córdoba), el primer Congreso Espírita Español. Allí comuniqué al público asistente que próximamente se abriría un nuevo centro espírita en Orihuela. La inesperada noticia causó sorpresa y mucha alegría a todos los presentes.

Nuestro grupo estaba compuesto por ocho personas, estábamos todos muy unidos, hasta que después de mi compromiso asumido públicamente en el Congreso de Montilla, les comuniqué que había llegado el momento de abrir un centro espírita en Orihuela, y les pedí su colaboración para buscar y alquilar un local en la ciudad. Ellos me escucharon con suma extrañeza, la mayoría encontraron la idea descabellada y un auténtico disparate. Ninguno de ellos estaba dispuesto a participar en algo que estaba condenado al fracaso.

Uno de ellos tomó la palabra para decir: «En Orihuela, un pueblo totalmente fanatizado por los dogmas religiosos de la iglesia católica, un pueblo donde hay 36 iglesias, un seminario y un obispado, ¡abrir aquí un centro espírita, es comparable al loco que plantó cebollas en la playa!»

Mis compañeros de grupo todos estaban recelosos, sin querer participar en la apertura del Centro, pero finalmente decidieron ayudar con la preparación y transformación del local, adecuándolo para convertirlo en un centro espírita, y el día 9 de mayo de 1994, se inauguró el Centro Espírita “La Luz del Camino”, situado en C/ Cádiz nº 13 bis, Urbanización Montepinar, Orihuela (Alicante).

  • ¿Cómo fueron los primeros tiempos del Centro Espírita?

Cuando se abrió el Centro Espírita “La Luz del Camino” empezamos a realizar un trabajo rutinario, haciendo sesiones mediúmnicas con finalidades esclarecedoras. El Centro tenía una numerosa asistencia que venía desde toda la provincia, pero como sólo asistían interesados en el fenómeno, con el tiempo fueron dejando el Centro. De este numeroso grupo de personas, finalmente sólo quedaron unos pocos que, motivados por el ejemplo, se han ido superando cada día, siguiendo con el trabajo divulgativo.

  • Amalia Domingo Soler, a través de sus escritos, llegó a decir que el libro espírita sería distribuido gratuitamente. ¿Conocía usted este comentario?

Sí, lo conocí cuando examiné las revistas de La Luz del Porvenir, que llegaron a mis manos desde Barcelona, enviadas por Salvador Sanchís Serra. Y fue entonces cuando comencé a seleccionar las revistas y todos los escritos de Amalia para su publicación gratuita, que empezó con el primer libro que le puse por título el mismo de la revista que ella publicaba La Luz del Porvenir.

  • Usted sabe que debido a su tarea en la divulgación de los libros de Amalia tiene una vinculación especial con ella. ¿Hasta qué punto es significativo para usted y de qué manera ha influido en su vida?

En el año 1992 asistí al Congreso Espírita Mundial, que se celebró en Madrid. Para mí fue un congreso muy importante, por diversas razones: Allí conocí a mi querido amigo Manuel Robles, de Fuente Vaqueros.También conocí personalmente a Rafael González Molina. Allí empecé a sentir la influencia de Amalia Domingo Soler, Espíritu amigo, que tanto bien me ha hecho y me continúa haciendo.

Más tarde he comprendido que Amalia ha influido en todos los acontecimientos de mi vida. Su inspiración la he tenido desde que nací en esta reencarnación, aunque hasta el año 1992 no tuve conocimiento de su influencia. Me sentí influido por ella para abrir el Centro Espírita, para publicar sus libros y, como no, sentí su influencia cuando compré el primer libro espírita para regalarlo, y así empecé con la campaña de divulgación gratuita del Espiritismo en Brasil, en el año 1960.

  • ¿Cuántos libros aproximadamente a lo largo de los años habrán distribuido gratuitamente y cuántos países se han beneficiado de ello, aparte de España?

No podría decir una cantidad, calcular esto no tendría mucho sentido; lo que sí tiene sentido es el bien que estos libros han proporcionado a muchísimas personas, y en muchos lugares, como la mayoría de países de América y algunos de Europa. En Brasil ya está traducido y publicado el libro La Luz del Camino, en Italia está traducido La Luz del Porvenir y La Luz del Camino, en espera de su publicación para distribución gratuita, pues hay personas allí intentando seguir con esta campaña de divulgación gratuita.

  • Sabemos que son muchas las personas que le han escrito o le han llamado telefónicamente para agradecerle su altruismo. Nos puede citar alguno de los casos que más le hayan

Podría nombrar infinidad de casos, pero citaré uno. Me llamó una persona para darme las gracias por los libros que había publicado y que habían llegado a sus manos de forma gratuita, y para decirme que había salvado su vida, pues estaba al borde del suicidio y esta literatura le había salvado. Algo de tiempo después su vida tenía sentido, era una persona renovada, con ganas de vivir.

  • Desde la época de su llegada a España, ¿ha apreciado cambios significativos en la divulgación y práctica del Espiritismo?

Sí, se aprecian cada día. La práctica del Espiritismo estaba fanatizada, algo que ha ido cambiando. Hay un progreso que cambia al ritmo que cambian las personas. Si nosotros progresamos, los actos de nuestra vida progresarán también.

  • Esta entrevista será publicada en la Revista Espírita de la FEE, ¿nos podría dedicar unas palabras para todos aquellos que leeremos sus respuestas con sumo interés?

Debo ser sincero y reconocer que la transformación interior que debe sentir un verdadero espírita se dará cuando éste sea capaz de vivir en la vida material, poniendo en primer lugar los intereses de la vida espiritual, que es la verdadera vida, la que siempre sobrevive a los cuerpos de la materia. Así que deseo deciros, que hay que practicar con el ejemplo de nuestra propia vida.

  • Por último ¿cuál sería el sueño que quisiera realizar antes de marcharse de este mundo?

Quisiera ver realizado un deseo de mi viejo espíritu, que es, llevar la luz a las mentes que en mi pasado remoto, llevado por el fanatismo religioso, yo oscurecí.

con la colaboración de Ana María García Asensio


José Aniorte Alcaraz

Nació en Orihuela (Alicante) el 31 de octubre de 1920. Conoció y practicó el espiritismo desde los treinta y dos años. Hombre luchador e incansable viajero, de fuerte personalidad, ha sido ante todo un sembrador espírita. Fundó el Centro Espírita “La luz del Camino” en Orihuela en 1994.Trabajador infatigable en la divulga- ción del espiritismo, sus esfuerzos y los de sus compañeros se han centrado en la edición y distribución gratuita de seis libros que recogen la más importante literatura de los escritos de Amalia Domingo Soler, publicados en la revista La luz del Porvenir, durante veinte años (1879-1899). Culminó su dedicación al libro espírita con la publicación de otras obras, entre las que destacan su auto- biografía Hechos y obras de una vida (1996), Elucidaciones espiritas (2007) y Las verdades del Espiritismo (2009), todas para distribu-ción gratuita. Ha desencarnado el pasado 2 de marzo de 2013, tras una brillante trayectoria dedicada a despertar conciencias a través del libro espírita. José Aniorte ha sido uno de los espiritistas más importantes desde la Democracia en España, un modelo de vida y compromiso espiritual.

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.