Hubo en Europa un tiempo de auge y decadencia comercial e industrial en el siglo XIX, tiempos difíciles que antecedieron a la Primera Guerra Mundial, donde el límite para el escepticismo y la incredulidad no tenía ni temía fronteras, expandiendo el retrógrado e intolerable problema de no querer saber y no dejar que los demás sepan las verdades espirituales.

Fue éste un período todavía no muy lejano al nuestro en que sólo sonaba en las calles el triste silencio de la ignorancia, donde los que querían penetrar los conocimientos espiritistas debían hacerlo escondiéndose en la clandestinidad, corriendo el riesgo de ser descubiertos por las autoridades de turno, fase en que nuestro país sufrió varios intentos explícitos de prohibir oficialmente la propagación de la Doctrina Espírita.

Son bien conocidos los precedentes históricos de censuras y prohibiciones, utilizados por algunos países para combatir eficazmente el desarrollo de la inteligencia humana. Exponemos como un ejemplo de ello la quema de las luminosas páginas espíritas repletas de enseñanzas de los espíritus superiores en Barcelona, en el día 9 de octubre de 1861, lo que fue conocido como auto de fe, quedando registrado en los anales del Espiritismo como un oscuro e ignominioso acto ocurrido en la ciudad condal.

Al entrar España en los años ochenta del siglo XIX, 27 años después del innoble auto de fe, la misma ciudad que fue testigo silencioso de aquel intento de que las llamas sofocaran las ideas espíritas asistió al retorno inevitable de la ley de acción y reacción. Barcelona albergó el Primer Congreso Internacional Espiritista, evento que indiscutiblemente sirvió como pilar destacable en el desarrollo del movimiento espírita español.

A la luz de la evolución, tal como hicieron nuestros predecesores, trabajando incansablemente por el Espiritismo en España, nosotros debemos aprovechar las circunstancias para que la propagación de la tercera revelación sea efectiva. Y ello tanto dentro de los centros espíritas, promoviendo la ayuda tan necesaria de soporte en la divulgación de los conocimientos espíritas, como saliendo de los círculos de los centros, haciendo la función para la cual fue enunciada: la transformación moral del hombre. ¡Es el momento de la realización de la tarea!

Podemos pronosticar, basándonos en la marcha natural de expansión de la Doctrina Espírita en el mundo, que se avecinan cambios significativos en cuanto al avance del Espiritismo en España.

Para cumplir con nuestro deber de difundir correctamente las ideas espíritas con dedicación, confianza, valor y coraje deberíamos empaparnos de la ilusión y el amor a la labor dignificante de expansión de la Doctrina en nuestro territorio. Es muy importante darse cuenta de la coyuntura actual donde hay libertad de pensamientos y expresiones; sin embargo, tiempo de vértigo materialista, de extendida inobservancia de las Leyes Morales y actitud complaciente con la inercia del descrédito.

Evidentemente hay una poderosa fuerza de comparación entre el hoy y antaño, llenémonos de júbilo porque ha llegado una nueva etapa de conquistas que favorecen la ampliación de los conocimientos espíritas. Durante décadas, la situación del Espiritismo fue difícil en nuestras fronteras, no obstante, ahora se vislumbran frescas oportunidades de avance de la Doctrina. Hemos constatado que innumerables ciudades están dispuestas a recibir el Espiritismo, como ocurrió en el pasado en el natural retorno de la ejecución de la ley de causa y efecto.

Hace diez meses, en la asamblea general de la Federación Espírita Española, realizada en diciembre de 2012 en la ciudad de Benidorm, dentro del XIX Congreso Espírita Nacional, se formó la Comisión de Divulgación de la Federación Espírita Española. Con esa adscripción, esta Comisión absorbe como objetivo primordial satisfacer la imperativa necesidad de la expansión de la Doctrina Espírita en España, necesidad basada en el deseo de progreso y avance de la Humanidad, que obedece a los rumbos naturales de evolución.

Entre los factores que compensarán los efectos negativos de la realidad española con relación al analfabetismo de los principios básicos espirituales está el plan de acción de la Comisión de Divulgación de la FEE, que describiremos a continuación. Procuraremos dar forma escrita al proyecto que se quiere llevar a cabo, cuyo propósito es conseguir los resultados que hasta ahora no se habían alcanzado en territorio nacional.

Impulsada por el cumplimento del buen deber, la Comisión de Divulgación busca llegar con el conocimiento espírita a todas las comunidades autónomas y, por consiguiente, a más personas dentro del territorio nacional, siendo conscientes de que el trabajo debe ser continuado en el tiempo.

Como lógica esencial merece señalarse la persistencia y escrupulosidad con que se debe actuar para conseguir nuevos puntos de divulgación. Éstas son las dos guías significativas por el debido respeto al delicado nivel evolutivo de cada persona y la deferencia individual requerida en el comportamiento espírita relativo a las relaciones sociales. El Espiritismo, con profundos principios humanistas, respeta todas las opiniones y no impone jamás. Mientras ejerzamos el proceso de diseminación de datos espíritas a la población, durante la función difusora, debemos considerar amablemente las restricciones o negaciones voluntarias. Es, por lo tanto, fundamental tener delicadeza para no practicar lo que condenamos, el proselitismo, respetando el inalienable derecho al libre albedrío.

El reto más importante, sin subestimar los demás, es alcanzar la mayor propagación posible de los conceptos espíritas en los diferentes sectores de la sociedad, englobando a niños, jóvenes y adultos, respetando los límites del territorio nacional, colaborando de esta manera en la noble labor de transmitir conocimiento a los individuos, facilitando la formación de una nueva sociedad firmemente comprometida con el crecimiento intelecto- moral.

La Comisión de Divulgación procurará servir de vehículo acelerador, colaborando de una manera más directa y ostensible con los centros espíritas en la expansión del conocimiento espiritista en sus zonas. Dentro del conjunto de acciones se buscará la implicación responsable de los miembros de los distintos centros como parte integrante de la logística de distribución, divulgación y compromiso común de cooperación con el Espiritismo. Consideramos la practicidad de esa medida porque los integrantes de los centros espíritas desempeñan un papel predominante por su cercanía, por conocer y abarcar su barrio, su comunidad e incluso la geografía a que pertenecen.

Otro objetivo a explorar con ahínco es la donación activa de libros espíritas de variados títulos a nuestros conciudadanos, facilitando de ese modo a las personas el acceso a material espírita. La Comisión también tiene como propósito aumentar la asistencia de la sociedad a los seminarios, congresos y eventos espíritas, a través de una amplia difusión de ellos. Los encuentros espíritas fomentan

el aprendizaje, la unión fraterna de los participantes, consolidan los ideales y refuerzan la confianza, por esa razón los seminarios y conferencias están dentro del campo difusor a incentivar por la Comisión de Divulgación.

Tampoco hay que olvidar la importancia destacable, dentro del ámbito de la competencia de la Comisión, de la mayor utilización de los diferentes medios de comunicación gráficos o audiovisuales. La irrupción en las últimas décadas de las tecnologías de información avanzadas ha supuesto una rapidísima evolución en el modo de atender a las necesidades de la sociedad. Medios tan utilizados en nuestros días como la radio, la televisión, los periódicos, los móviles, las redes sociales e internet, favorecen exponencialmente la promoción de los conocimientos espíritas.

Podemos presentar como resultado de los diez meses de trabajo de la Comisión de Divulgación los siguientes nuevos puntos de distribución de libros espíritas y de la Revista Espírita de la FEE:

Es la primera vez que se tiene constancia en la historia de España que distintas universidades dan permiso para recibir dentro de sus instalaciones material espírita gratuito, permitiendo que dejáramos a disposición de los jóvenes alumnos, funcionarios y visitantes una enorme fuente de aprendizaje espiritual. A saber:

  • Universidad Complutense (Madrid): Facultades de Medicina, de Ciencias de la Información, de Ciencias Físicas, de Ciencias Químicas, de Ciencias Geológicas, de Ciencias Biológicas, de Farmacia, de Odontología, de Ciencias Económicas y Empresariales, Alcalá de Henares y Politécnica.
  • Universidad de Castilla-La Mancha: campus de Talavera de la Reina y
  • Universidad de Salamanca: Facultad de Filología, de Traducción y Documentación y el
  • Universidad de Valencia: Facultad de Derecho, de Psicología, de Económicas, de Geografía, de Historia, de Filología, de Traducción y Comunicación, de Filosofía, de Ciencias de la Educación.
  • Universidad Politécnica de Valencia: Escuela Técnica Superior de Ingenieros

Asimismo muchas bibliotecas públicas -consideradas como un organismo en constante crecimiento, lugares que se ponen en servicio para satisfacer las necesidades de sus usuarios de información, de investigación, educación o esparcimiento, y que tienen como objetivo conservar y difundir el patrimonio cultural- han permitido la entrada en sus instalaciones de material espírita, facilitando nuestro trabajo, pues ellas abren sus puertas diariamente a diferentes visitantes con inquietudes diversas cumpliendo con la tarea de mediadora entre la información espírita y el usuario.

Dejamos la Codificación completa y literatura espírita para libre consulta en las bibliotecas públicas de las ciudades de Torrelodones, Guadarrama, Brunete, Talavera de la Reina, Navalcarnero, Sevilla la Nueva, Navas del Rey, Chapinería, Toledo, Ávila, Salamanca y en las localidades de la provincia de Toledo: Galvéz, Polán, Argés, Noez, Guadamur, que constituyen esta red que empieza a formarse. La difusión de la información, la intermediación con material y el acceso a las fuentes espíritas que no forman parte de su propia colección hace de las bibliotecas un auténtico sistema de referencia.

Se ha permitido dejar las Revistas Espíritas de la FEE en las estaciones de autobuses de Talavera de la Reina y Salamanca, sitios que consideramos muy importantes por ser puntos neurálgicos de comunicación y distribución de pasajeros, pudiendo viajar a cualquier parte de España la luz maravillosa de las enseñanzas espíritas.

Dos fueron los Ayuntamientos, Torrijos y Tostasén, que han abierto sus puertas al material espírita. No menos importantes son otros puntos que admitieron variados materiales espíritas: casa de la Juventud de Brunete, residencia universitaria de Toledo, colegio de España – Casa de Cervantes en Salamanca. También nos hemos acercado por la gran afluencia de público al campeonato mundial de natación en Barcelona ofreciendo ejemplares donados, así como a numerosos visitantes del Monasterio de Montserrat.

A pie de calle se distribuyeron gratuitamente libros y revistas espíritas: en Zaragoza, Guadalajara, Alcalá de Henares, Salamanca, León, Valladolid, Madrid, Aranjuez y Chinchón. Igualmente, se envió por correo ordinario ejemplares espíritas a personas que lo solicitaron. Es importante que las enseñanzas espíritas abarquen la mayor amplitud posible y que lleguen tanto a las grandes ciudades como a pueblos pequeños, vitalizando con esmero a los corazones afligidos. Recordemos que el Espiritismo es para los materialistas, según registra el educador de almas y sistematizador de la doctrina espírita, Allan Kardec.

Nuestra preocupación también son los niños, por eso respetando la ley de protección infantil hemos regalado hasta ahora una decena de El Libro de los Espíritus a  directores de colegios de Primaria; sin hacer en ningún caso proselitismo, simplemente explicando la necesidad y responsabilidad de este conocimiento para su formación como directores, proporcionando la ayuda necesaria a este colectivo con miras a su profunda educación ético-moral, que repercutirá en sus alumnos y consecuentemente en la futura sociedad.

Estos enfoques ofrecen explicaciones bastante generales de las razones de la formación de la Comisión de Divulgación. Dada la extensión que nos permite este artículo no podemos exponer todos los efectos producidos y que se producirán por la divulgación del Espiritismo en la sociedad, así que nos limitaremos a aportar los proyectos a corto plazo de la Comisión de Divulgación, que son:

  • Compra de 1000 libros espíritas de diferentes títulos para su donación
  • Conferencias y entrevistas en distintos medios de comunicación.
  • Está previsto impartir cursos a los centros espíritas con miras a auxiliar en la mejor forma de
  • Seguir avanzando con la divulgación en el territorio nacional, sobre todo en las zonas del país no cubiertas
  • Participar en eventos nacionales donde haya concentración de personas, buscando instruir y unificar a través de la divulgación espírita.Tenemos previsto acudir a la Feria del Libro de Madrid y Barcelona en

El Espiritismo a pie de calle, respetando siempre las directrices ético-morales, facilita a las personas el acceso a los conocimientos espíritas a través de su acercamiento. Escuchad el ruido de la calle que ya no es el mismo, se palpa la transformación gradual de las ideas antiguas que ceden lugar a la comprensión lógica y racional de las verdades espirituales, los hechos demostrarán a la sociedad la autenticidad de nuestra tesis gracias a la observación de sus manifestaciones. Allan Kardec dejó expresado:

«No es dado al hombre oponerse a la marcha de la Naturaleza y el Espiritismo pertenece al orden de las cosas naturales.»

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.