Nos dice el Espíritu Manuel P. de Miranda, en el libro Senderos de Liberación, que «El origen del ser se pierde en las remotas eras de la Creación, cuando el psiquismo fue generado y comenzó a evolucionar, atravesando los reinos mineral, vegetal, animal, hoy hominal y mañana angélico, en dirección al porvenir sin límites.»

La Ciencia nos enseña que la evolución de las especies se ha producido a lo largo de milenios, de una manera lenta, progresiva y gradual, desarrollando formas cada vez más perfeccionadas, en una sucesión continua cuyos anillos tienen su punto de contacto con el que le precede y con el que le sigue, hasta llegar, después de innumerables siglos, al ser humano, el último eslabón de toda esa inmensa cadena evolutiva.

La Doctrina Espírita, por su parte, complementa dicha información añadiendo que toda esta larguísima epopeya evolutiva hasta alcanzar la fase humana ha sido la consecuencia de otra evolución, ignorada por la Ciencia: la evolución del psiquismo espiritual, que preside, condiciona y ha posibilitado, en todo momento, la evolución de las especies tal y como la conocemos hoy en día. Es decir, que la evolución es simultánea e interdependiente, la evolución es física pero, sobre todo, la evolución es espiritual.

Para facilitar una mejor e imprescindible visión global de la evolución, tanto en la parte física como en la parte espiritual, se debe tener siempre muy presente la advertencia que nos hace el Espíritu André Luiz, en el libro Evolución en dos mundos, cuando nos afirma que

«No podemos limitar la experiencia del principio espiritual al plano físico, dado que, a través del nacimiento y muerte de la forma, sufre constantes modificaciones en los dos planos en que se manifiesta».

El principio espiritual, en esa larga peregrinación entre la Tierra y el Cielo, ha sufrido constantes modificaciones y mutaciones adaptativas en su “cuerpo astral”, las cuales refleja, automáticamente, en todas y cada una de sus nuevas experiencias en el mundo material, provocando, consecuentemente, la génesis orgánica en la esfera física.

De las informaciones y revelaciones que hemos ido recibiendo de la Espiritualidad Amiga podemos conocer que el principio espiritual, desde el mismo momento de su creación, ya lleva en su intimidad una especie de chip en el que está perfectamente marcada la finalidad para la que ha sido creado, con todas las infinitas posibilidades de desenvolvimiento con que Dios lo ha dotado y que lo deberá ir desarrollando paulatinamente en sus continuos contactos con la materia.

A partir de sus primeras manifestaciones, el principio espiritual ha de constituir un proceso único, obedeciendo a una disciplina y a una Causalidad Absoluta, que es Dios, donde tendrá que vivir la más fantástica de todas las odiseas, entre la Tierra y el Cielo, es decir, entre la esfera física y las esferas extrafísicas: la construcción y el modelaje de cuerpos cada vez más perfectos que le sirvan como medio de expresión y de exteriorización, a medida que sienta la necesidad de expresar mayores avances y nuevas facultades, conforme al impulso de ese chip, de ese molde mental, que lleva consigo desde su creación, hasta concretarse, después de innumerables milenios, en la especie humana.

Y para alcanzar esa meta que le aguarda, el principio espiritual, rudimentario y básico en sus inicios, recorrerá los reinos inferiores de la naturaleza, estacionándose en cada uno de ellos innumerables años. Allí se irá elaborando e individualizando, escalando muy lentamente, peldaño a peldaño, en múltiples y sucesivas repeticiones y experiencias en una metamorfosis continuada hacia formas cada vez más complejas en lo morfológico y una expansión constante y creciente en lo psíquico. Partirá de la inconsciencia total hasta alcanzar las últimas etapas de la escala animal, donde la realización del psiquismo ha hecho un inmenso progreso y los primeros albores del raciocinio y de la inteligencia, preámbulo del ser humano, empiezan a ser visibles, lo que prepara y faculta al principio espiritual para dar el paso más importante en su evolución hasta el momento, donde «sufre una transformación y se convierte en Espíritu, inaugurándose el periodo de la humanidad» (El Libro de los Espíritus, ítem 607-b).

La cuestión nº189 de El Libro de los Espíritus nos aclara que «En su origen, no tienen los Espíritus más que una existencia instintiva y apenas tienen conciencia de sí mismos y de sus actos. Sólo poco a poco se desarrolla la inteligencia». Como consecuencia de ello, a partir de las primeras experiencias del Espíritu y, durante muchísimo tiempo, existirá un largo periodo de transición en el que los rasgos y características provenientes de la animalidad aún estarán demasiado arraigadas en el ser humano, donde la lucha en esas primeras encarnaciones tendrá por móvil esencial, por encima de cualquier otra necesidad, exactamente las mismas cuestiones que en el animal, es decir, la satisfacción de todos los instintos y sensaciones materiales relacionados con la supervivencia y la conservación.

Pero la evolución es una ley divina ineludible, de manera que, instado y orientado por los Amigos de la Espiritualidad que lo custodian en su marcha, aquél ser humano primitivo que hasta entonces se regía sólo por instintos procedentes de la fisiología, con el transcurso del tiempo, empieza a indagar sobre las causas y el porqué de las cosas. La idea moral de la vida, más allá de las meras cuestiones de la supervivencia del día a día, comienza, por primera vez, a preocupar en la mente del ser humano, en el que irán surgiendo poco a poco otras necesidades y otras inquietudes más allá de las puramente de subsistencia, que le abrirán nuevas expectativas y lo harán evolucionar donde, paulatinamente, el instinto, el intelecto y el sentido moral se irán equilibrando.

El Espíritu, a partir de entonces, a medida que vaya incorporando nuevas actitudes en su existencia, logrará poco a poco despertar su conciencia y, por esa conciencia despierta, aparece el libre albedrío, la responsabilidad y los principios de la Ley de Causa y Efecto, que asegura al Espíritu la libertad de elección pero imponiéndole, al mismo tiempo, los resultados de esa elección, tanto en la esfera física como en el mundo espiritual.

El Espíritu, por tanto, no podrá, en una sola existencia como ser humano, desarrollar el sentido moral y alcanzar la perfección en el Amor y en el Conocimiento a la que está destinado, sino que necesitará de muchas experiencias, de todas las que sean necesarias. Empezará a escribir el libro de su Vida, página a página, reencarnación tras reencarnación, forjando poco a poco su historia, grabando en su propia intimidad todas sus derrotas y todas sus conquistas, todas sus miserias y todas sus grandezas, rumbo a ese porvenir sin límites que le aguarda.

Y, de este modo, reencarnación y desencarnación se irán alternando en la gran epopeya espiritual entre la Tierra y el Cielo, donde la cuna pondrá de manifiesto, en cada nuevo proceso reencarnatorio, que el pasado de cada uno de nosotros siempre nos acompaña y está presente, recibiendo, el Espíritu reencarnante el cuerpo físico adecuado para que pueda enfrentar las circunstancias y situaciones, favorables o no, pero que son las necesarias para el éxito en los trabajos y en el aprendizaje que le aguarda en su nueva jornada física.

Por otro lado, después de la tumba, el Espíritu se ha de encontrar, exactamente, con el resultado de su conducta y proceder en la Tierra en la precedente jornada corporal. Esas consecuencias comienzan en el mismo proceso de su desprendimiento del cuerpo material, así como en la posterior turbación espiritual; determinando, todo ello, el estado feliz o desventurado del Espíritu, así como su correcta adaptación al nuevo plano de vida que le aguarda, situándose en el correspondiente plano vibratorio, de acuerdo a su comportamiento mientras hizo uso del cuerpo físico.

Y, así, tantas veces como sea necesario, tantas reencarnaciones como cada uno de nosotros necesite, siendo el Espíritu, en todo momento, en ambos planos, heredero de sí mismo, de todo su pasado y de todas sus obras. Una vez llegado a este punto, de una manera serena, pero responsable y consciente, debemos preguntarnos: ¿hasta dónde podemos llegar en nuestra evolución espiritual?

En la cuestión nº116 de El Libro de los Espíritus se nos afirma, de una manera rotunda y contundente, que

«todos los Espíritus llegarán a ser perfectos». En el libro Volví, el Espíritu que se presentó a nosotros como el Hermano Jacobo, nos dice que «toda criatura humana conquistará las condiciones del Sabio y del Ángel, en mayoría de edad divina». ¿Qué quiere decir, exactamente, eso de ser perfecto y de alcanzar la condición de Sabio y de Ángel? Dios, para mostrarnos cuál es el camino para alcanzar ese objetivo final al que estamos todos destinados, a lo largo de los tiempos, nos ha enviado diferentes profetas, sabios, misioneros..., siendo Jesús, de entre todos ellos, «el tipo más perfecto que Dios ha ofrecido al ser humano para que le sirviese de guía y modelo» (El Libro de los Espíritus, nº 625).

Jesús, nuestro Amigo y Maestro, modelo y guía de la humanidad, nos reveló algo realmente extraordinario y significativo que nos ha de indicar, claramente, hasta dónde podemos llegar en nuestra evolución espiritual: «En verdad os digo: el que cree en Mí, las obras que yo hago, él las hará también; y aún mayores que éstas hará» (Evangelio de San Juan, 14:12). Jesús, profundo conocedor de las Leyes de Dios, con esas palabras nos dejó claramente expuesto que las perfectas Leyes Divinas funcionan igual para todos los seres. Es decir, Jesús también empezó desde cero, igual que todos nosotros, y necesitó de un aprendizaje, igual que todos nosotros, hasta llegar a ser el guía y modelo de la humanidad, del mismo modo que todos nosotros, algún día, alcanzaremos la perfección y esa condición de Sabio y de Ángel a la que hacía referencia el Hermano Jacobo.

Nos encontramos, todos nosotros, ahora, a esta altura de la evolución, a medio camino entre los instintos de la bestia, más o menos reprimidos y educados, y ese objetivo real de nuestra marcha, de la crisálida del ángel, del ser radiante y puro que podemos llegar a ser a través de la renovación moral y del esfuerzo constante.

El Espíritu de Verdad nos marca la siguiente directriz:

«¡Espíritas! amaos: he aquí el primer mandamiento; ¡Espíritas! instruíos: he aquí el segundo» (El Evangelio según el Espiritismo, cap. VI, ítem 5). ¿Os podéis imaginar, aunque sea por un solo momento, si este ejemplo fuera contagioso y se expandiera como una epidemia por todas partes del mundo, lo que podría llegar a significar? Pues dejemos de imaginar y empecemos a trabajar para que ello pueda ser posible, porque el Espiritismo sólo es beneficioso y útil para aquél de quien se pueda decir:“Éste, sin duda, está luchando para ser hoy mejor que ayer”.

Amalia Domingo Soler, la poetisa del Espiritismo, decía que hemos de llegar a Dios por el Amor y por la Ciencia. En consecuencia, practiquemos la caridad para ser buenos y estudiemos para ser sabios, avanzando en dirección a ese porvenir sin límites al que hacíamos referencia al principio, en nuestra gran epopeya espiritual entre la Tierra y el Cielo.

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.