«Cierto día, estando Francisco de Asís en peregrinaciónque me oigas. Te pido que vengas conmigo hasta donde están ellos por la ciudad de Gubbio, al norte de Asís, supo que la población de aquella región estaba intranquila, pues allí vivía, en las laderas de determinados peñascos, un lobo feroz, que ya había devorado muchos animales, e incluso algunos niños. El lobo procedía de una manada de lobos, de la que fue apartado por enfermedad, viviendo en una caverna que encontró, alimentándose de los animales que por allí pasaban, atacando igualmente a seres humanos descuidados. Tantos fueron los perjuicios verificados y el pánico sembrado por la región, que la población fue a su encuentro, para que él bendijese a aquél lobo, y rogase a Dios que lo hiciese desaparecer, para que la paz se restableciese.

En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. La Biblia, Génesis 1:1-2

La geología es una de las ciencias naturales fundamentales, algo más desconocida que sus hermanas mayores: la astronomía, la física, la química y la biología. En la batalla de las ideas cuando queremos respuestas acerca de la uranografía de la Tierra estudiamos de forma rigurosa la composición, la estructura interna, los procesos evolutivos, las propiedades físicas, dinámica e historia de los materiales terrestres. Estos análisis contribuyen al entendimiento de la formación de la corteza terrestre.

Nada permanece estacionario en la Naturaleza, todo evoluciona en cumplimiento de la Ley de Progreso, a través de la reencarnación y de los mecanismos de adaptación y herencia. En cada encarnación integramos la herencia físico-instintiva de nuestros padres con la herencia de nuestras conquistas fisiopsicosomáticas de existencias pasadas, integradas en nuestro periespíritu, permitiéndonos desarrollar nuevas capacidades y características inalcanzables hasta ese momento.

Allan Kardec en El Libro de los Espíritus nos dice que los seres orgánicos tienen en sí una fuerza íntima, que produce el fenómeno de la vida, mientras que esa fuerza existe; que la vida material es común a todos los seres orgánicos y que ella es independiente de la inteligencia y del pensamiento; que la inteligencia y el pensamiento son facultades propias de ciertas especies orgánicas y que entre las especies orgánicas dotadas de inteligencia y de pensamiento hay una dotada de un sentido moral especial, que le da incontestable superioridad sobre las otras, es la especie humana. La pregunta 540 de El Libro de los Espíritus nos dice: «todo se encadena en la naturaleza, desde el átomo al arcángel, que a su vez también comenzó en el átomo.»

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.