El Movimiento Espírita Español, que es generado por la Federación Espírita Española, se complementa con la actividad de muchos compañeros anónimos que dedican gran parte de su tiempo a la divulgación y consolidación de la Doctrina Espírita. Uno de estos trabajadores es Mayte Cruz, presidenta del Centro Espírita “Amor Fraterno” de Alcázar de San Juan, casada con Luis Marchante, tesorero de la FEE, vicepresidenta del CEE “Sin fronteras”, responsable de la “Comisión de Conferencias y Seminarios” y miembro de la Junta Directiva de la FEE; a ella acudimos en esta oportunidad para departir y poder conocerla más ampliamente.

¿Cómo y cuándo surgió en ti el interés espiritual?

Cuando tenía trece años, un familiar muy cercano sufría cierta enfermedad y fuimos buscando a alguien que pudiera curarle. Conocimos entonces a un médium muy reconocido en nuestra zona por sus conocimientos relacionados con el fenómeno mediúmnico. A partir de ahí, con él, que nos mostró y habló del Espiritismo, aprendimos, entre otras cosas, que los Espíritus se ponían en contacto con las personas. Y pasamos de católicos, apostólicos, romanos, a ser espiritistas. Así empezó mi andadura, pasando a estudiar la Doctrina de los Espíritus.

¿De qué manera te interesaste después por el Espiritismo?

A partir de ese momento comenzamos a reunirnos en mi casa unos cuantos amigos para leer los pocos libros de que disponíamos, hasta que cierto día llegó a nuestras manos un libro que en la parte interior tenía estampado el sello de la Federación Espírita Española, que se encontraba entonces en la Puerta del Sol de Madrid, y nos pusimos en contacto telefónico con un señor que se llamaba Rafael González Molina.

¿Cómo fueron los primeros tiempos en que empezaste a relacionarte con el Movimiento Espírita Español?

En la búsqueda de la literatura espírita, conocimos también al brasileño Carlos Campetti, entonces en España, y entablamos amistad. Le comentamos, tanto a él como a Rafael González Molina, que éramos un grupo de amigos y que estábamos interesados en el estudio de dicha Doctrina Espírita, informándonos Carlos que existía un estudio metódico (ESDE), que nos dio a conocer mediante una clase práctica. Desde ese momento comenzó nuestra relación, en la que estamos comprometidos hasta el día de hoy.

¿A quiénes recurristeis?

A ellos naturalmente. Nuestra relación se estrechó de tal manera que se llegaron a efectuar varios programas de radio en la emisora “Canfali” de Ciudad Real. Además, se publicaron artículos en los periódicos y realizamos entrevistas en la televisión local.

¿Quiénes os apoyaron en los inicios?

Ambas personas, aunque fue Carlos Campetti el que más nos orientó para la creación del Centro Espírita “Amor Fraterno”, que se encuentra actualmente ubicado en la calle Ferrocarril, 77, de Alcázar de San Juan. Carlos realizó entonces innumerables visitas hasta que vio inaugurado dicho Centro, cuyo acto, por cierto, tuvo una gran afluencia de personas, junto con el alcalde de Alcázar de San Juan.

¿Por qué tuvisteis la necesidad de crear y establecer un Centro Espírita?

Se nos informó de la necesidad de los Centros Espíritas para el estudio y divulgación de la Doctrina y que la gente tuviera un lugar donde informarse, para estudiar y practicar el Espiritismo, saliendo así de los hogares, lugares habituales de encuentro.

¿Cuál fue la fórmula que utilizaste para divulgar “Amor Fraterno” en Alcázar de San Juan?

Como hemos comentado antes, a través de la radio, prensa y de las conferencias que se programaron y que fueron impartidas por Divaldo Pereira Franco, Carlos Campetti, José Medrado, Juan Antonio Durante, Raúl Texeira, etc., todos ellos destacados oradores y médiums espíritas. Asimismo, la Federación Espírita Española regaló entonces a la Biblioteca de la Casa de la Cultura de Alcázar de San Juan, la “Codificación Espírita”.

Sabemos que tu hogar a lo largo del tiempo, ha acogido a diversas personalidades espiritistas, ¿recuerdas sus nombres? ¿Qué aprendiste de ellos?

Además de los citados más arriba, hemos recibido en nuestra casa a Néstor Masotti y esposa, Cecilia Rochas, Tossie Yamashita y Marta Antunes, además de espíritas españoles con los que conviví durante largos periodos de tiempo, como Juan Miguel Fernández y su esposa María Jesús, Santiago Gené, Isabel Porras, etc. Aprendí muchísimo, pero lo que más me llamó la atención era el esfuerzo que hacían en venir desde sus respectivos lugares a compartir con nosotros sus conocimientos. Eran grandes trabajadores que merecen todo mi respeto y admiración.

¿Ha habido algún momento íntimo vivido con ellos que desees compartir con nosotros?

Sí, muchos. Por ejemplo, se celebró en España la “1ª Gira Espírita” con el título “En defensa de la Vida” y fue muy grato poder convivir con Rafael y su esposa Manolita, con Divaldo y su primo Nilson. En otra ocasión tuvimos en casa a Carlos y Cecilia Rocha, con Tossie, que estaban haciendo una gira por nuestro país divulgando la necesidad de implantar en los Centros Espíritas el “Estudio Sistematizado de la Doctrina” (ESDE). Como puedes comprender, fueron momentos grandiosos de convivencia y aprendizaje. Yo siempre estaré agradecida de que hayan estado hospedados en nuestro hogar.

Sabemos que eres una estudiosa del conocimiento espírita, de hecho has buscado y leído muchos libros que no han sido publicados aún en España, ¿qué títulos te llamaron más la atención?

Puedo decir que todos los libros de Manuel Philomeno de Miranda, dedicados al tema de la obsesión, yo los leí en portugués para posteriormente, conforme se fueron publicando en español, volver a leerlos; así como otros autores, entre ellos a André Luiz. Era necesario no ceder al impedimento del idioma portugués, de modo que también colaboramos en la traducción de algunos cursos, como el Estudio Sistematizado de la Mediumnidad (ESME).

¿Cuál es actualmente la vivencia de la Doctrina Espírita en Amor Fraterno?

Como me dijo una vez Rafael, si se hubieran quedado en el Centro Espírita todas las personas que han pasado por él, seguro que no cogerían. Actualmente tenemos cuatro días de actividad: “Estudio Sistematizado del Evangelio según el Espiritismo”, “Pases Espirituales”, “Estudio Sistematizado de la Doctrina Espírita” y el “Estudio Sistematizado de la Mediumnidad”.

¿Se relaciona el Centro con el resto de los Centros de Ciudad Real?

Hasta hace un año nos reuníamos cada trimestre y teníamos unas horas de convivencia, pero por motivos de salud yo lo fui dejando y actualmente no nos reunimos, pero la relación entre los demás Centros de Ciudad Real es muy buena. Al menos cuando se celebra algún evento, nos llamamos y nos reunimos.

¿Cómo surge la creación del Centro de Estudios Espíritas “Sin Fronteras”?

En el año 2004 Carlos Campetti me propuso unirme a un grupo de estudio espírita por Internet (paltalk). No fue posible de inmediato concretar la idea. Más tarde en el 2006 Carlos volvió a proponerme la creación de un centro virtual por Internet. Invitamos a otras personas y empezamos las reuniones esta vez en Yahoo. Más tarde la FEE nos cedía una sala por el problema que teníamos de comunicación con dicho servidor de chat. Lo que después dio origen al “Centro de Estudios Espíritas Sin Fronteras”, nombre sugerido por el entonces presidente de la FEE Salvador Martín.

¿Qué tiempo dedicas a las actividades de Amor Fraterno y a Sin Fronteras?

Compagino mi actividad cuatro días a la semana, domingo, lunes, martes y miércoles en “Amor Fraterno” y viernes y domingos por la noche en “Sin Fronteras”.

¿Cómo influye tu actividad dentro del entorno de la familia y de los amigos?

Con la edad ya no te influye, tratas de combinarlo todo y, como en mi unidad familiar sólo estamos mi marido y yo, no existen discusiones de ningún tipo, puesto que ambos iniciamos nuestra andadura por el Espiritismo juntos y estamos de acuerdo en todo.

¿Conocer la Doctrina de los Espíritus ha modificado tu vida? Si es así, ¿de qué manera?

En todo y por todo. Y doy gracias al Padre por permitir que el Espiritismo llegase a nuestras vidas. Él ha hecho de nosotros mejores personas y nos ayuda a cada instante a contener las imperfecciones que todos tenemos. La tabla de valores cambia en el trabajador espírita, porque no es el Espiritismo el que te transforma, sino tu trabajo en el Espiritismo. Él es el instrumento.

A tu juicio ¿cómo se encuentra actualmente el Espiritismo en tu comarca y en el resto de España, en relación con tus comienzos?

Va, pero, como tú bien sabes, hay muchísimo que hacer y no te voy a hablar de mi comarca, que no es diferente de las demás. El problema de España es que se tiene que organizar un orden de valores y hay que trabajar más. El Espiritismo necesita de trabajadores dispuestos. No ir al Centro por rutina, sino arremangarse y trabajar en el bien común.

¿Qué recomendarías a aquellos pequeños grupos que se reúnen actualmente para practicar el fenómeno mediúmnico y que permanecen aún aislados?

El Espiritismo no es la mediumnidad. Esa es la equivocación de muchos grupos que se reúnen para comunicarse con los desencarnados. No, el Espiritismo es Ciencia, Filosofía y Moral, y por lo tanto tiene que estudiarse para, por lo menos, saber de qué estamos tratando. La mediumnidad es una herramienta, no es Espiritismo. En vez de reunirse en el hogar de quien quiera que sea, que se propongan como meta crear un Centro y que todos trabajen para que cada uno sea responsable de la parte que le corresponda.

¿Actualmente crees que se está divulgando más ampliamente a nivel nacional la Doctrina Espírita? ¿Piensas que se la conoce, o debemos trabajar con más ahínco?

Pienso que sí se está divulgando, pero no debemos relajarnos. Hay mucho que hacer y no debemos bajar la guardia. Y si además pensamos cuántas necesidades hay que cubrir, tanto en el plano material como en el espiritual…

¿Desearías añadir a esta entrevista algún comentario más?

Después de todo este tiempo de andadura aún tengo la sensación de no haber hecho nada. Por ello, me permitiría dirigirme a todos los trabajadores de la Doctrina significándoles que tenemos que tomarnos más en serio el trabajo, porque lamentablemente son muchas las personas que llegan al Espiritismo pensando que por el hecho a asistir al Centro Espírita ya lo tienen hecho todo y eso es una gran equivocación.

Son palabras de Mayte Cruz.

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.