Dr. van Lommel, primero que nada queremos darle las gracias por aceptar esta entrevista para nuestra revista. Es para nosotros un honor contar con el “Sir William Crookes de las Experiencias cercanas a la Muerte”, porque usted como él ha tenido que enfrentarse a los prejuicios de los científicos materialistas que, además de ciegos para mirar más allá, atacan a todo aquel que se salga de los cánones establecidos. Pero como un Galileo de nuestra época, usted ha dicho, a su manera, “¡Y sin embargo, se mueve!”.

Hoy todo resulta más fácil y la autoridad ya no es la Iglesia, o al menos eso parece, la autoridad es más bien de la ciencia, aunque es una ciencia académica, a la que aún le cuesta salir de la tradición y de una fe ciega en muchas teorías irresolutas.

– Antes de entrar en materia, queremos precisamente empezar preguntándole si, desde la publicación de su artículo en la prestigiosa revista científica The Lancet y la posterior publicación del libro Consciencia más allá de la vida, se ha encontrado con muchos “inquisidores”. Pim van Lommel– Una experiencia cercana a la muerte (ECM), o una experiencia de conciencia mejorada, durante un periodo de aparente estado de coma, aún con la posibilidad de la percepción, sucede mientras el cerebro no funciona durante el paro cardiaco. Y logramos excluir que la falta de oxígeno en el cerebro, u otros factores como la medicación, el miedo a la muerte o las alucinaciones, pudiesen explicar el porqué de una ECM. Así que fue realmente un reto científico plantear nuevas hipótesis que pudiesen explicar la posibilidad de tener una conciencia clara y mejorada durante el espacio de tiempo en el que el cerebro no funciona, con recuerdos, con identidad propia, con la cognición, con la emoción, con la posibilidad de la percepción fuera y por encima del cuerpo sin vida. Que explicase la interrelación, reportada, con la conciencia de otras personas y de los familiares fallecidos. Que explicase la posibilidad de experimentar, de forma instantánea y simultánea (no-localizada), una revisión y una vista previa de la vida de alguien en una dimensión fuera de nuestro convencional concepto, ligado a la materia, de tiempo y espacio, donde existen todos los hechos pasados, presentes y futuros. E incluso que explicase la experiencia del regreso consciente al cuerpo.

De acuerdo con el paradigma materialista actual en la ciencia esto es absolutamente imposible, porque si la conciencia debe ser el producto de la función cerebral, debe ser imposible reportar experiencias conscientes durante el paro cardiaco, cuando la función cerebral se ha detenido. Así que especialmente los escépticos, en sus escépticas webs y blogs, y también algunos científicos materialistas empedernidos me han atacado personalmente, afirmando que nuestro estudio era una tontería, anticientífico, y pseudocientífico. Mientras tanto, nuestro estudio científico sobre las ECM, tal como se publicó en la revista The Lancet en diciembre de 2001, se ha citado unas 500 veces en artículos, capítulos y libros científicos.

  • Su libro, a diferencia de otros publicados sobre las experiencias cercanas a la muerte, se puede catalogar como una obra claramente científica. No se limita a relatar los casos, adentrándose más en las causas, mostrando un estudio científico de las mismas, con documentación, experimentación, análisis de los datos y defensa de los A pesar de su tenor más científico y técnico, o precisamente por eso mismo, su obra se ha convertido en un best seller. ¿A qué atribuye el éxito de su libro?

Pim van Lommel– Creo que el enfoque científico, la descripción de los numerosos aspectos de las ECM y sus efectos posteriores, la información sobre lo que ocurre en el cerebro durante el paro cardiaco, el concepto de conciencia no local, y el cerebro como facilitador y no como productor de la conciencia, así como también la accesibilidad del texto, ayudan a la mayoría de los lectores a comprender el gran impacto de los estudios sobre las ECM, nos ayudan a cambiar nuestras ideas sobre la vida y la muerte, así como sus implicaciones para la salud y la ciencia.

  • ¿Cuál fue el punto de partida que le llevó a emprender su investigación?

Pim van Lommel– ¿Cómo empezó mi interés por las ECM? En 1969, durante mi internado rotatorio, en la unidad coronaria se resucitó exitosamente a un paciente, con desfibrilación eléctrica. En aquellos días todo era nuevo y emocionante para nosotros. La mayoría no somos conscientes que hasta 1967, hace menos de 50 años, todos los pacientes con parada cardíaca murieron porque las técnicas de reanimación modernas, como la desfibrilación y la compresión torácica externa, no estaban todavía disponibles. Pero este paciente recuperó la conciencia después de un período de inconsciencia de unos 4 minutos, y nosotros, como equipo de reanimación, estábamos obviamente muy felices, aunque el paciente parecía estar muy, muy decepcionado. Me contó que había atravesado un túnel, que vio una luz y también hermosos colores y que escuchó música. Nunca olvidé este suceso, pero no hice nada al respecto.Y en ese momento yo no sabía que en la historia humana se ha hablado de las mismas experiencias en muchas culturas, en muchas religiones y en todos los tiempos. Sólo años más tarde, en 1975, Raymond Moody describiría por primera vez las llamadas “experiencias cercanas a la muerte”, y no fue hasta 1986 que leí acerca de estas experiencias en el libro de George Ritchie titulado Return from Tomorrow. Para mí todo empezó por curiosidad científica, porque de acuerdo a nuestros conceptos médicos actuales, no era posible tener conciencia durante una parada cardíaca, ¡cuando la circulación y la respiración han cesado!

  • ¿Qué pruebas o indicios consideraría que evidencian más la realidad de las experiencias cercanas a la muerte?

Pim van Lommel– Todos aquellos elementos de una ECM que puedan ser objetivados y verificados son importantes para explicar la realidad de una ECM, como la corroboración de los aspectos verídicos de las percepciones fuera del cuerpo durante la resucitación o el coma, o el encuentro con familiares fallecidos, cuando no se sabía que éstos habían muerto.

  • Las experiencias cercanas a la muerte han generado diversas teorías materialistas que tratan de negar el fenómeno, ¿son todas rebatibles?

Pim van Lommel– Sí, todas son rebatibles. En nuestro estudio prospectivo hemos podido probar que no hay factores fisiológicos, psicológicos o demográficos que puedan explicar la causa y el contenido de una ECM. Así que hemos podido rebatir todas las hipótesis que existen hasta ahora. La mayoría de los científicos no niegan el fenómeno de las ECM, pero aún así tratan de reducir las ECM como consecuencia de un mal funcionamiento del cerebro.

  • En el libro habla de la conciencia no localizada dentro del cerebro, no sólo en los casos de muerte clínica, sino también por ejemplo en estado de La conciencia no sería pues un efecto biológico sino una causa externa, nuestro ser inteligente, que los espíritas llamamos espíritu, y que sería preexistente al nacimiento y sobreviviente al proceso de la muerte. ¿Considera usted que la conciencia no sólo sobrevive a la muerte física sino que también es preexistente al nacimiento?

Pim van Lommel– La muerte, como el nacimiento, sólo es un cambio de estado de la conciencia, y la muerte es sólo el final de nuestros aspectos físicos. No es posible hablar de un comienzo de nuestra conciencia ni de su final. La conciencia no local está más allá del tiempo y del espacio: todos los acontecimientos pasados, presentes y futuros existen y son accesibles.

– Esa conciencia no localizada se muestra también como la sede de la memoria, algo que también defendemos los espíritas.Y que bajo nuestro prisma no sólo contiene la memoria de esta encarnación sino también la de otras vidas, un pasado velado que sólo poco a poco y dependiendo del estado espiritual se puede ir desvelando. ¿Se ha encontrado con algún caso de ECM que permita al sujeto acceder a esa información de otras vidas? Y en cualquier caso ¿qué opina de la reencarnación?

Pim van Lommel– Sólo algunos han referido el recuerdo de una vida pasada durante una ECM.Yo creo que no es nuestra conciencia personal actual, nuestro ego, que va a volver en otro cuerpo, sino sólo los aspectos de un Yo superior. Como estamos siempre conectados con la conciencia de los demás seres, incluso después de la muerte física, también podemos experimentar recuerdos de una vida anterior.Todos los recuerdos, pensamientos y sentimientos se mantienen siempre en el campo no local.

– Las cifras que aporta de ECM son cuando menos muy sorprendentes, unas 600.000 personas en los Países Bajos, 2 millones en el Reino Unido y más de 9 millones en EEUU han tenido una ECM. Refiere en el libro que cierto porcentaje de aquellos que sufren estas experiencias desarrollan capacidades mediúmnicas (bajo nuestra nomenclatura), es decir, premoniciones, percepciones espirituales, etc. ¿Considera que sea posible esa comunicación con otras conciencias desencarnadas?

Pim van Lommel– Yo llamo a esto la comunicación que ha mejorado la sensibilidad intuitiva, donde la gente tiene acceso a un intercambio de información no local. Esto significa que tiene acceso a la información no local que no es recibida por nuestros sentidos o por nuestro cuerpo. Es de suponer que la capacidad de recepción funcional del cuerpo se mejora de forma permanente después de una ECM, capacidad que puede ser comparada con una radio que recibe no sólo el canal 1, su propia conciencia personal, sino al mismo tiempo los canales 2, 3 y 4, los campos de la conciencia de otros. William James llamó a esto la reducción del “umbral de la conciencia” personal. Esta comunicación no local, a distancia o en red, también parece demostrarse en la visión remota (percepción no local) y en el efecto de la conciencia sobre la materia, como en la perturbación no local de la neuroplasticidad, donde los estudios, con EEG (electroencefalograma), fMRI (resonancia magnética funcional) y PET-scan (tomografía de emisión de positrones), demuestran cambios funcionales y estructurales en el cerebro tras los cambios en la conciencia, como la meditación, el entrenamiento de la mente, el tratamiento con placebo en pacientes con depresión, el dolor crónico o la enfermedad de Parkinson. Lo que obviamente nos deja una sola conclusión: “La mente sobre la materia”. Esta sensibilidad intuitiva mejorada es también la razón de por qué la gente puede ser capaz de estar en contacto con la conciencia de los parientes fallecidos y también explica la clarividencia, la clariaudiencia y los sueños y visiones premonitorios.

  • ¿Piensa que esa capacidad de comunicación o percepción que tienen algunas personas sea por alguna diferencia orgánica?

Pim van Lommel– La capacidad de percepción del cuerpo/cerebro se mejora de forma permanente tras una ECM. Es de suponer que haya un cambio funcional y puede que incluso un cambio estructural en el cuerpo y el cerebro, ¿cambios en el ADN?

  • A partir de las ECM se dan cambios morales y de concepción de la vida muy ¿Nos podría referir algunos de esos cambios más destacados?

Pim van Lommel– En nuestro estudio longitudinal, encontramos que las ECM resultaron ser una experiencia de cambio de vida, ya que solamente los pacientes con una ECM mostraron una transformación típica. Tenían menos miedo a la muerte y una fuerte creencia en una vida futura. Vimos en ellos un mayor interés por la espiritualidad y por las preguntas sobre el propósito de la vida, así como una mayor aceptación y amor por uno mismo y por los demás. Las conversaciones que tuvimos en nuestro estudio longitudinal también revelaron que las personas, a menudo para su propio asombro y confusión, habían adquirido más sentimientos intuitivos después de una ECM.

  • En estas experiencias muchos refieren ver familiares desencarnados y en algún caso seres que, por las descripciones, irradian luz, bondad, , muestran características que podemos atribuir a seres más elevados, conciencias más evolucionadas, ¿cuál sería su opinión al respecto?

Pim van Lommel– Durante las ECM no sólo es posible estar en contacto con la conciencia de los parientes fallecidos, sino también con “Seres de Luz”. Ellos experimentan el amor incondicional y tienen acceso a la sabiduría suprema.

  • A modo de despedida, ¿querría dar un último mensaje a los lectores de nuestra revista, por ejemplo en relación a lo que el conocimiento de las ECM les puede aportar?

Pim van Lommel– La vida de la mayoría de las personas con una ECM ha cambiado de una forma que no hubieran imaginado, y todos ellos nos dicen que fundamentalmente cambiaron sus ideas sobre la vida y la muerte, debido a que (cito) «Usted puede estar físicamente muerto, pero su mente vive». Otra cita: «La muerte no es la muerte, sino otra forma de vida». La conciencia parece ser nuestra esencia, y una vez que dejamos nuestro cuerpo, dejamos nuestro mundo físico, existimos como conciencia pura, más allá del tiempo y del espacio, y estamos envueltos en el amor puro e incondicional. En una entrevista como ésta no es posible explicar todos los aspectos importantes de una ECM y sus consecuencias. Así que puedo aconsejar a sus lectores que lean mi libro Consciencia Más allá de la Vida. La ciencia de la Experiencia Cercana a la Muerte, y que visiten mi página web http://www.consciousnessbeyondlife.com


BIOGRAFÍA

Pim van Lommel (1943, tiene ahora 72 años) ha trabajado como cardiólogo en el Hospital Rijnstate, Holanda, desde 1977 hasta 2003. Ha publicado varios trabajos sobre cardiología. En 1986, comenzó a estudiar las experiencias cercanas a la muerte en los pacientes que sobrevivieron a un paro cardíaco.

En 2001 el Dr. Van Lommel publicó su estudio en la revista médica The Lancet.

En 2007 publicó en Holanda su libro Consciencia Más allá de la Vida. La ciencia de la Experiencia Cercana a la Muerte. Se trata de un best seller: sólo en Holanda, en el primer año se vendieron más de 100.000 ejemplares y fue nominado como “Mejor libro del año”. Ha sido traducido a varios idiomas, entre ellos el español.

En los últimos años, Pim van Lommel está dando conferencias por todo el mundo sobre las experiencias cercanas a la muerte y la relación entre la conciencia y la función cerebral. Es una de las mayores autoridades en la materia. En el año 2005 se le concedió el “Premio de Investigación Bruce Greyson”. En el 2006, el presidente de la India le galardonó con el Premio “Life Time Achievement”, en el Congreso Mundial de Cardiología Clínica y Preventiva en Nueva Delhi. En el 2010 recibió el Premio del Libro de la Red de Ciencia y Medicina.

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.