El pasado mes de octubre tuvimos la oportunidad de charlar con uno de los máximos exponentes del Movimiento Espirita en Colombia, Jorge Berrío Bustillo. De visita a Madrid para impartir algunas conferencias, le preguntamos sobre la situación de desigualdad social en la que se encuentra inmersa su país de origen, y de la obra social que lleva a cabo en una de las zonas más deprimidas de Cartagena de Indias, la Fundación Remanso de Amor, que desde 1996 presta asistencia alimentaria y educacional a niños, jóvenes, mujeres embarazadas, madres y padres, todos en situación de extrema necesidad.

Jorge Berrío se ha criado en el seno de una familia espirita, frecuentadora de la Sociedad Espirita de Cartagena. En aquel entonces, Jorge se declaraba materialista. Solía burlarse de sus padres, por creer que estaban metidos en “brujerías”. Una noche de septiembre de 1976, Jorge vio espíritus. Asustado con el fenómeno, acudió al día siguiente al Centro Espírita en busca de respuestas y explicaciones para lo ocurrido. Empezó a estudiar la doctrina y a servir al Movimiento Espírita. En la actualidad es presidente de la Confederación Espírita Colombiana (CONFECOL), presidente fundador del Centro Espírita Juana de Angelis, en Cartagena de Indias, y director de la Fundación Remanso de Amor. Este colombiano, entregado a servir al prójimo, cree que “ser espírita es ser cristiano. Ser cristiano es seguir el mensaje de Jesús, del Evangelio, vivir dentro de una conducta moral acorde con las enseñanzas de Jesucristo. Además, el espírita cree en la reencarnación, que la vida continúa después del lapsus terrenal. Que Dios es bueno, justo y amoroso, y por lo tanto, no hay que temerle.”

 ¿Qué consecuencias ha traído el conflicto armado en Colombia para el desarrollo social, sobre todo el impacto en la infancia, familia y juventud?

 El conflicto armado ha desplazado a millones de personas del campo a la ciudad, generando cinturones de miseria donde los accesos al trabajo, a la salud, a la educación y a los servicios públicos son precarios, entregando al individuo a la inseguridad material y emocional, lo que despierta la violencia intrafamiliar, la drogadicción, el pandillismo, los embarazos no deseados, etc.

 LA SOLIDARIDAD

 ¿Los colombianos atienden al llamamiento a la asistencia social?

Es un trabajo arduo regresar a la esencia de nuestro ser, el sentirnos interdependientes, sentirnos vecinos, hermanos, ya que la inseguridad nos aleja los unos de los otros, permitiendo que el germen del egoísmo nos detenga. Por eso, son importantes las obras sociales. Para recrear el encuentro de los individuos, a través del servicio que pueda permitir la apertura de nuestros sentimientos cuando acompañamos a aquellos que viven pruebas muy difíciles a nivel psicológico, social y espiritual y que sienten que todas las esperanzas están perdidas. La doctrina espirita nos hace ser muy optimistas sobre la evolución del ser humano hacia la caridad moral y material.

¿Cómo es visto el Espiritismo en Colombia?

 El Movimiento Espírita en Colombia está organizado a nivel federativo, por regiones, y a nivel de una Confederación, éste último, a nivel nacional.

 Existe aún un estigma bien pronunciado alrededor de lo que es la doctrina espirita. Por ignorancia y desinformación, no se van a las fuentes de la cultura universal, sino que la gente en general se queda con los prejuicios que cargan los líderes de los grupos religiosos. Esos líderes no permiten que sus seguidores analicen los fenómenos espirituales presentes en la vida diaria.

 ¿Los seguidores de la Doctrina, obedecen alguna característica socioeconómica específica?

En Colombia no hay un registro de la cifra clara de adeptos del Espiritismo. Existen seguidores de todos los estratos socioeconómicos, pero me atrevería a decir que la mayor parte se ubica en la clase media.

 REMANSO DE AMOR: EL RETRATO VIVO DE LA CARIDAD

 Eres director y fundador de una importante obra en una zona muy deprimida en Cartagena, la Fundación Remanso de Amor. ¿Cómo surge este proyecto?

En el año 1994, un grupo de compañeros espiritas, estimulados por la necesidad de servir al prójimo y fortalecerse como grupo, iniciaron un trabajo misional, al que llamaron Centro de Estudios Espíritas Juana de Angelis, en Cartagena de Indias, Colombia.

 Dos años más tarde se creó el Departamento de Asistencia y Promoción Social dentro del Centro. Allí se trabajaba con un diagnóstico inicial en los sectores más necesitados de la ciudad, donde se evidenciaban las situaciones de drogadicción, explotación sexual y mujeres “jefas del hogar”, que carecían de un lugar seguro para dejar a sus hijos mientras salían a trabajar, niños con índices de desnutrición y violencia intrafamiliar.

 Este contexto se conformó como base para los inicios de la Fundación Remanso de Amor. El proyecto se inspiró en las obras sociales realizadas en Brasil, conocidas como “creches”, es decir pequeños núcleos de trabajo y de ayuda a la comunidad, lugares donde se presta asistencia y enseñanza a los niños con el acompañamiento de profesionales idóneos para fortalecer los procesos de aprendizaje que les sirvan para la vida.

 En 1997, la obra prestaba ayuda con la presencia de una madre comunitaria a cargo de 10 niños. Posteriormente, esa asistencia se amplió, lo que permitió abarcar un mayor ámbito de incidencia en las comunidades, aumentando así la atención de la población infantil infantil a 25 niños, con dos madres comunitarias a su cargo, a través de un contrato con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.

 En 1998, la Fundación comenzó a perfilarse con un trabajo interdisciplinario, integrando las áreas de Psicología, Medicina, Educación, Odontología y Derecho, bajo la figura del voluntariado, con el apoyo de las Universidades de Cartagena, del Sinú, Rafael Núñez y la Universidad San Buenaventura.

 En la actualidad, la Fundación Remanso de Amor orienta y acompaña procesos educativos, pedagógicos, psicosociales y en materia de salud en las diferentes comunidades, intentando que su incidencia en las pautas de crianza y las intenciones formativas de los diferentes grupos poblacionales redunde positivamente sobre los niños.

 ¿La Fundación Remanso de Amor es exclusivamente espírita?

La Fundación es exclusivamente espirita. Soñada, organizada, dirigida y concretizada bajo el ideal espirita. Tiene un enfoque biopsicosocioespiritual que responde a las necesidades de protección de la niñez en la etapa prenatal o de gestación, preescolar, escolar y de la adolescencia en las situaciones nutricionales, del desarrollo psicomotriz, aspectos psicoafectivos, integración familiar, comunitaria y en la fundamentación de valores para la vida. Uno de los objetivos de la Fundación es combatir la deserción escolar, además de atender la desnutrición y formar en buenos hábitos nutricionales a las familias.

 En la Fundación existe también una preocupación en proteger a la infancia ante la vulneración de sus derechos básicos, orientando también a los padres sobre las buenas pautas de crianza. La educación en valores prestada tiene como finalidad la reducción de la tasa de abortos. A los jóvenes se les presta un programa de prevención a través de la educación y buen uso del tiempo libre con el fin de evitar el pandillismo y la drogadicción, tan extendidos por el país.

 CIFRAS

 ¿Cuánta gente se beneficia de la ayuda de la Fundación?

 La Fundación Remanso de Amor atiende a unos 700 beneficiarios directamente, entre bebes y niños con edades comprendidas entre 2 y 14 años, padres y madres de familia, madres gestantes y madres lactantes en los diferentes programas propuestos durante el año. Todos ellos están atendidos por 7 educadoras, 1 persona para aseo, 3 cocineras y tres administrativos contratados por la obra social.

 Todo este trabajo no sería posible sin la ayuda de los 40 voluntarios de la Institución Espirita que apoyan a los diferentes programas. A este grupo se le suman las madres de cada uno de los niños, que de dos en dos, dan asistencia de forma gratuita a la obra. Ellas ayudan diariamente en la labor de aseo de los niños como contraprestación por los servicios sociales que reciben. Remanso de Amor cuenta también con estudiantes residentes de Medicina, estudiantes de Derecho, Pedagogía infantil, Trabajo social y estudiantes europeos que hacen prácticas en la organización.

 EL ESPIRITISMO EN LA FUNDACIÓN

 ¿Hay convivencia entre las distintas creencias religiosas en Remanso de Amor?

 Vivimos en un medio muy religioso en cuanto a la práctica del culto exterior y nosotros invitamos a las familias al cultivo del culto interior a través de la oración, la vivencia real del mensaje de Jesús que son los valores eternos. Respetamos las creencias de cada amilia y nunca hemos tenido problemas por ello.

 La Fundación Remanso de Amor es un lugar donde se forma al individuo en valores –no en aspectos doctrinariospor medio de la asistencia y la promoción social, direccionando esta formación hacia dos ámbitos: el material y el espiritual, ligados al desarrollo de la caridad material y la caridad moral sustentada en la propuesta de la ética cristiana.

 El mensaje espirita está insertado en nuestra actitud de servicio a los demás. Más tarde nos seguirán ya que el terreno está abonado para la siembra.

 Imágenes cedidas por la Fundación Remanso de Amor

 Si quieres contribuir con la Fundación Remanso de Amor, puedes enviar tu donativo a través de la siguiente cuenta bancaria: 

FUNDACION REMANSO DE AMOR

Banco Postfinance Nº 85-683687-7

IBAN CH 25 0900 0000 8568 3687 -7

Postfach 2019

9000 St. Gallen

 +41 71 278 4413

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.