El Espiritismo se asienta sobre las enseñanzas de los Espíritus Superiores, por ello es fundamental establecer una línea de unión entre Allan Kardec, los Mensajeros Espirituales y el Mensaje de Amor legado a la Humanidad.

Auscultando los latidos de la Codificación y sumergiéndonos en sus páginas, podemos observar brillantes diálogos y enseñanzas traídas del más allá hacia la serena y razonada escucha del maestro de Lyon. Mirando a través de la lupa del tiempo y recorriendo los cinco libros que la componen, es posible acercarse a algunos de estos Mensajeros de lo Alto, artífices del tesoro Espírita.

El profesor Rivail, en honor a su talante investigador, se había hecho asiduo a las reuniones semanales que se celebraban en casa del Sr. Baudin. Fue en una de ellas donde se comunica por primera vez con Zephir, un protector espiritual, conocido de la familia, que le ofrece importante ayuda al inicio del trabajo al que estaba llamado.

El 25 de marzo de 1856, en una sesión celebrada de nuevo, Allan Kardec habla por primera vez con su Espíritu Guía, a quien le pregunta: Mi espíritu familiar, quienquiera que seáis, os agradezco que os hayáis dignado visitarme. ¿Querréis decirme quién sois? La respuesta no se hace esperar: Para ti, me llamo La Verdad, y todos los meses, durante un cuarto de hora, estaré aquí a tu disposición. Con estas palabras comienza una fructífera relación de incalculables beneficios para la Humanidad. Unos meses después, el 12 de junio de 1856, mantienen ambos un diálogo determinante sobre los desafíos de la misión del Codificador que podremos encontrar en “Obras Póstumas”1. Por diversos médiums y mensajeros, llegaron a Kardec los términos para la organización del “Libro de los Espíritus”2, dando forma a este código que inauguraría una nueva fase de la evolución humana. Destaquemos a dos Espíritus con gran presencia en la Codificación: San Luis, Luis IX Rey de Francia, también conocido como Ludovico. De él dijo Voltaire: -“No es posible que ningún hombre haya llevado más lejos la virtud” y San Agustín de Hipona, podemos descubrir aspectos de su vida abriendo “Confesiones”3 para identificar, en él, a un hombre al encuentro constante del equilibrio, entre la razón y la fe. En Espíritu nos lega la recomendación de la introspección diaria así como las más provechosas enseñanzas.

Una de las figuras más representativas en la Francia del siglo XVII, San Vicente de Paul, conocido por su profunda vocación por los pobres, trasmite extraordinarias palabras en el capítulo XI de este libro: “Ley de Justicia, Amor y Caridad”, llamándonos a la caridad con el prójimo, alentándonos incluso a identificar las miserias escondidas. Mencionemos otros Mensajeros destacados en la Codificación, como François Fénelon, escritor francés, autor de las Aventuras de Telémaco, quien nos habla del egoísmo, y nos trasmite cómo éste se irá debilitando conforme la vida moral vaya prevaleciendo sobre la vida material, coloca Fenelon, la comprensión del Espiritismo como el camino para esta transformación. El filósofo y político francés Félicité Robert de Lamennais, que defendió la idea de la hermandad universal de todos los hombres; el filósofo griego Platón y Pablo Apóstol, nos ofrecen respuestas a la inquietud de las penas eternas desmitificando así toda una angustiosa idea arraigada en la cultura humana.

En el “Libro de los Médiums” podemos encontrar interesantes comunicaciones ofrecidas por notables Espíritus: François-René, vizconde de Chateaubriand, político y notable escritor considerado el fundador del romanticismo en la literatura francesa. Jean-Jacques Rousseau, que legó a la Historia frases que definían su ideal: “Renunciar a la libertad es renunciar a la cualidad de hombres, a los derechos de humanidad e incluso a los deberes”4. San Benito de Nursia, Juana de Arco, el célebre matemático Blaise Pascal, y Delphine de Girardin, gran literata francesa del siglo XIX, son algunos de los Mensajeros del Cielo que firman extraordinarias lecciones en torno a la mediumnidad. Nombraremos también a Erasto, discípulo de San Pablo, a él debemos una frase que todo espírita debería tener presente. “Más vale rechazar diez verdades que admitir una sola mentira, una sola teoría falsa”5.

Bajo la orientación del Espíritu de Verdad, se escribe y organiza el tercer libro de la Codificación Espírita “El Evangelio según el Espiritismo”, Juana de Ángelis forma parte del equipo de Espíritus Superiores que responden al llamado de trabajadores dispuestos para la Gran Siembra. Trasmite dos mensajes firmados por “un espíritu amigo”6. Destacamos comunicaciones de gran esclarecimiento en esta obra ofrecidas por Lázaro, como las que abordan las cuestiones de la afabilidad y dulzura; La obediencia y resignación; La Ley del amor; o El deber. Muy recomendadas las lecturas de los extensos mensajes dictados por Henri Lacordaire, destacando la titulada Orgullo y Humildad que encontraremos en el Capítulo VII.

El 1 de agosto de 1.865 se publicaba en Francia la cuarta y penúltima obra de la Codificación Espírita producida por Allan Kardec con el nombre: “El Cielo y el Infierno o La Justicia Divina según el Espiritismo”. En ella encontraremos testimonios de aquellos que por su adquisición espiritual son considerados espíritus felices, como Sansón antiguo miembro de la Sociedad Espiritista de París, el señor M. Jobard que fue presidente honorario de la Sociedad, o Antoine Demeure, médico que aconseja al maestro sobre su salud y promete estar a su lado desde el mundo espiritual. Narraciones de espíritus de mediana condición; sufridores; aquellos que tristemente recurrieron al suicidio; los que cometieron crimen y se arrepintieron; espíritus endurecidos imantados aún al error y narraciones de expiaciones terrestres, se incluyen en la segunda parte del libro como ejemplos seleccionados por su gran aportación al estudio y aprendizaje de cada uno de nosotros.

La realidad del mundo espiritual y sus relaciones con la materia dan la pauta del magnífico estudio de tres cuestiones que hasta la llegada del Espíritismo no fueron abordadas con la dimensión que la ciencia espírita ofrece. “La Génesis, los milagros y las profecías según el Espiritismo” son temas debidamente analizados por la autoría de los Mensajeros de lo Alto y la fuerza de la lógica kardeciana, en la última obra de la Codificación. En ella destacamos al Sr. Quinemant, fervoroso adepto del Espiritismo y gran magnetizador. Al eminente hombre del Renacimiento, el científico italiano Galileo Galilei, padre de la metodología científica moderna; Por último recordemos a François Arago, destacado matemático, físico, y astrónomo francés que ejerció también de político y al Dr. Barry, que son presentados por Kardec como dos eminentes Espíritus que explican, en sendas comunicaciones, las causas de las revoluciones periódicas del planeta desde el punto de vista científico.

Mensajes, Mensajeros y una Pluma, la del Maestro Codificador, son el objeto de este breve pero intenso estudio que se ofreció en la conferencia con el objetivo de abordar una realidad de importante calado en el origen, desarrollo y comprensión del legado Espírita.


  1. Allan Kardec. Obras Póstumas. “Extensos extractos tomados del libro “Previsiones acerca del Espiritismo”. Mi misión, 12 de junio de 1856
  2. Allan Kardec. El Libro de los Espíritus. Cap. “Prolegóme nos”.
  3. Confesiones es una serie de trece libros autobiográficos de san Agustín de Hipona escritos entre el 397 y el 398. Hoy en día, los libros son normalmente publicados como un solo volumen conocido como Las Confesiones de San Agustín.
  4. Jean-Jacques Rousseau. El contrato social o principios de derecho político. Capítulo IV.
  5. Allan Kardec. El Libro de los Médiums. Capítulo Ítem 230.
  6. Allan Kardec. El Evangelio según el Espiritismo. Capítulo IX, ítem 7 “La paciencia”. Capítulo XVIII, ítem 15, “A cualquiera que tiene, se le dará, y tendrá más”

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.