“Así  como  el  germen  del  fruto  está  rodeado del  periespermo,  así  también  el  Espíritu propiamente  dicho  está  rodeado  de  una envoltura  que  por  comparación  puede l lamarse  Periespíritu” 

(Al lan  Kardec,  p.  93  del  Libro  de  los  Espíritus)

Los biólogos, los bioquímicos, los biofísicos y los ingenieros genéticos, en este momento evolutivo del mundo, han empezado ya, imponiéndose a los diferentes pensamientos, a realizar el trabajo de descubrir los llamados secretos de Dios. Y han sido secretos mientras no hemos tenido posibilidades intelectuales de conocerlos, de penetrar en ellos. Pero el libro de Dios ha estado abierto siempre para todas las mentes, esperando a su vez que las mentes estuvieran listas para ello.

«El Espiritismo es una ciencia que tiene por objeto la demostración experimental de la existencia del alma y de su inmortalidad, por medio de comunicaciones de los que han sido impropiamente llamados muertos. Desde que se iniciaron  las  investigaciones  sobre  este  tema,  hace  casi  medio  siglo, hombres de ciencia del más alto valor han  consagrado  largos  años  de estudio a  constatar  los  hechos  que  están  en  la  base  de  esta  ciencia,  y  que han sido unánimes al afirmar la total autenticidad de estos fenómenos que parecían fruto de la superstición y del fanatismo»

Los sentimientos y las emociones pueden definirse como estados vibratorios del ser que determinan la salud y armonía de nuestro periespíritu. Ambos, emociones y sentimientos, como estados vibratorios, alcanzan al Espíritu a través del periespíritu, que registrando y transmitiendo, le llena de experiencias necesarias para su evolución.

El espíritu, precisa de un intermediario semimaterial (su cuerpo espiritual o periespíritu), que participe tanto de las propiedades de la materia densa como de las características de la vida espiritual, facultándolo para actuar en los mundos densos.

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.