Uno de los mitos occidentales más conocidos es sin duda: “El mito de la caverna”. Platón, su autor según la tradición, es uno de los filósofos griegos más estudiados a lo largo de la historia. Miles de páginas se han impreso analizando este relato fantástico, abordando el texto desde diferentes perspectivas, buscando aplicaciones en diferentes áreas del conocimiento.

Johann Heinrich Pestalozzi (Zúrich, 12 de enero de 1746 – 17 de febrero de 1827) fue discípulo de Jean Jacques Rousseau, filósofo francés, y se le considera el padre intelectual de Hippolyte Leon Denizard Rivail, conocido como Allan Kardec, su pseudónimo.

El método analítico es un género de razonamiento que se utiliza para la investigación de algún objeto o hecho de conocimiento. Este fue el procedimiento de pesquisa que utilizó Rivail/Kardec (1804-1869) como confirmación del fenómeno mediúmnico a través del cual elaboró la doctrina espírita. No obsta para adoptar otro proceder en el proceso de indagación.

Hippolyte Léon Denizard Rivail, mundialmente conocido por el seudónimo: Allan Kardec, nació el 3 de Octubre de 1804 (Meticulosa Pesquisa Biobibliografica,FEB.) en la ciudad de Lyon, (Francia) fundada en el 43 a.c. Descendiente de antigua familia lionesa católica de nobles y dignas tradiciones, fueran sus padres Jean-Baptiste Antoine Rivail, hombre de leyes, juez , y de  Jeanne Louise Duhamel.

Expresa Leon Denis en su libro En lo Invisible: “Los hombres de genio son hombres inspirados en el sentido trascendental y fatídico de esta palabra; son los intermediarios y los mensajeros del pensamiento superior. Su misión es necesaria. Por medio de ellos conversa Dios con el mundo; por medio de ellos llama así y atrae a la Humanidad. Sus obras son como fanales que enciende para alumbrar el largo camino de los siglos.”