Hoy, como ayer, las manifestaciones físicas espirituales siguen siendo iguales que las de antaño. Aunque, no se nos escapa que hubo un tiempo que fueron más necesarias, ya que detrás de ellas, había un mundo invisible que quería manifestarse y comunicarse con nosotros. El trabajo quedaba en nuestras manos, había que investigarlas y analizarlas para sacar conclusiones científicas, filosóficas  y morales.

Una persona tuvo la idea de sumar las páginas de los cinco libros de la Codificación Espírita – El libro de los espíritus, El libro de los médiums, El evangelio según el espiritismo, El cielo y el infierno y La génesis – y dividirlas por 365, con la intención de saber cuántas páginas tendría que leer cada día para conocer esos libros en un año.

Plasmar en un artículo la visión Espírita de los ángeles y demonios, de forma breve y profunda, es una invitación fehaciente a dirigir al lector directamente al libro segundo, capítulo primero, del Libro de los Espíritus; el autor – en síntesis perfecta - trata de forma magistral sobre el tema que nos ocupa:

La palabra demonio no implica la idea de espíritu malo más que en su acepción moderna; porque la palabra daimon de que se forma significa genio, inteligencia, y se aplicaba indistintamente a los seres incorporales buenos o malos.

A los veinte años del siglo XXI hablar de igualdad es una bendición a la vez que sigue siendo un reto. 

Debido a nuestra condición de niños espirituales, cada cual, en su nivel de evolución, mezclados en este planeta gestacional, vivimos muchas desigualdades de diversos órdenes. 

Información de Contacto

- Calle Jurats, 18, 08028 Reus (TARRAGONA)
- Web: www.cemyd.com
- Editorial: Ediciones Mies de Amor
- Revista: Actualidad Espiritista
- Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
- Teléfono: 686 490 746

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.