El Espiritismo se fundamenta en la idea de la existencia de Dios, esto es, en la representación de un ser omnisciente, omnipotente y omnipresente. Causa sui, Arquitecto cósmico de todas las formas y de todos los seres.