Al introducirnos en el estudio sobre la existencia y sobrevivencia del Espíritu nos encontramos con la necesidad de observar diferentes enfoques que son causa de una divergencia de opiniones acerca de la naturaleza del alma, que fundamentalmente proviene de la aplicación particular que cada uno hace de esta palabra.

El Espiritismo se fundamenta en la idea de la existencia de Dios, esto es, en la representación de un ser omnisciente, omnipotente y omnipresente. Causa sui, Arquitecto cósmico de todas las formas y de todos los seres.